Tu estado de ánimo es la clave

publicado en: Sin categoría | 0

[kad_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=RrUFvbSKTF8″ width=400 height=200 ]

 

Hola amigos,

os adjunto texto y audio de finalización de uno de mis cursos presenciales.

Aunque ya lo hemos tratado esta mañana, para finalizar el curso quiero profundizar e insistir en el aspecto clave para materializar nuestros deseos, porque al igual que vosotros en el día de hoy, son muy numerosas las personas que me escriben diciéndome que desde hace tiempo realizan diversas técnicas como pueden ser las afirmaciones o visualizaciones creativas, pero no están obteniendo demasiados resultados con estas prácticas y se sienten muy frustradas por ello.

Amigos, la cuestión más importante es el sentimiento con el que impregnais estas actividades y os diré más, el sentimiento predominante a lo largo de vuestros días.

¿De que os sirve hacer 1 hora de meditación diaria si luego os pasáis gran parte del dia discutiendo, enojados, tristes o apáticos?

¿Qué valor tiene hacer afirmaciones si ni tu mismo te las crees, porque no tienes fe?

¿Cómo pretendéis esperar cambios positivos en vuestras vidas si gran parte del tiempo estáis enfocados en cosas que os desagradan? ¿Cómo queréis atraer bendiciones a vuestra vida si no modificáis vuestro estado emocional? ¿Acaso creeis que aquello de lo que hablais o pensais no va a tener consecuencias en vuestra vida?

Pues estoy aquí para deciros que sí. Tiene una consecuencia directa pues estais impregnando con vuestra energía la realidad que vivireis.

Ya hemos visto que las palabras y pensamientos tienden a hacerse realidad, pero mucho más importante es el estado vibratorio en el que las pronunciais o en el que pensais.

Podéis afirmar algo intelectualmente durante años y no ver el más mínimo progreso, porque esas palabras son vacías y carecen de vida.

Puedes engañarte a ti mismo y decir algo positivo y hasta hacerlo con una sonrisa, pero si en lo más profundo de ti no estás feliz, esas palabras son como semillas que caen en terreno estéril. No importa lo bien que suenen a tus oidos o el volumen con el que las vocalices, porque son palabras sin vida que no producirán el efecto deseado.

Es la disposición interna la que crea, por ello debeís estar tranquilos pero firmes y resueltos en vuestra meta.

Vuestro estado de ánimo es vital para lograr atraer la abundancia o cualquiera de vuestros deseos, por ello os digo, hacer cualquier cosa que sea necesaria para elevarlo, porque en la medida que vuestro ánimo sea mayor, mayor será el caudal de positividad que estaréis emitiendo y os recuerdo por enésima vez que todo aquello que sembramos es lo que recogeremos.

Si a día de hoy crees que te encuentras muy alejado de la vida que deseas, ya sea en cosas materiales, en relaciones o en tu estado de salud, no importa, pero haz cosas que estén tu mano, para sentirte un poco mejor ahora mismo. Puede ser escuchar tu música favorita, leer o hacer deporte pero haz algo que te conecte con tu felicidad.

Las personas hablan mucho de los hábitos, pero no se dan cuenta que en primer lugar todo hábito nace en el pensamiento, y que más tarde también se convierte en hábito emocional, a los que por estar tan acostumbrados no se les presta atención y de este modo son muchas las personas que se habituan a estar mal, hasta el punto de que lo consideran una cosa natural.

Pero no lo es, vuestro estado natural es la dicha y la armonía, pero no podéis lograrla si no tomáis control de vosotros mismos y este empieza con unos buenos sentimientos hacia vuestra propia persona.

Debes aceptarte y quererte como al mejor de tus amigos y así podrás paulatina y gradualmente ir mejorando tu estado de ánimo hasta que se convierta en tu mejor baluarte.

No os quedéis sólo con el concepto filosófico de esta afirmación, sino que os animo a que la convirtáis en una práctica continua en vuestras vidas, sabiendo que en todo instante estáis sembrando, ya que lo hacéis con cada palabra, pensamiento, sentimiento y acto que realizáis.

Sed conscientes en todo instante del enorme poder que os ha sido otorgado y haced buen uso de él.

Ya por último, recordad que no necesitáis nada externo a vosotros para hacerlo, simplemente sed quienes sois, porque cada uno de vosotros ya lleva la luz que busca en el exterior y en el instante que dejéis de mirar fuera la encontraréis.

Un abrazo a todos y gracias por el día de hoy.

 

Share

Dejar una opinión