Como ser tú mismo

publicado en: desarrollo personal | 1

Quieres ser tú mismo, ese es un anhelo natural y tú eres un ser de luz, en sí no debes hacer muchas cosas para mostrar esa magnificiencia, más bien debes dejar de hacer lo que está impidiendo mostrarla.

Una de las mayores problemáticas que tenemos como seres humanos es que no nos permitimos a nosotros mismos mostrar a nuestro auténtico Ser.
Vivimos en una sociedad donde muchísimas personas viven esclavizadas por las apariencias, por cómo los ven los demás, por lo que los otros pensarán de ellas si dicen o hacen tal o cual cosa. En otros casos nos comparamos continuamente con los demás y en esa comparación nos enfocamos en lo que pensamos tienen mejor que nosotros y así de forma inconsciente no nos respetamos y nos empequeñecemos.

Tú eres un alma fuerte y eres luz, pero en virtud de tu libre albedrío enfocas tu punto de atención en aspectos de la vida que menoscaban tu enorme poder y lo que es peor, a menudo entregas tu propio poder a los demás y actúas así desgastándote y menospreciando la preciosa energía de tu alma.

Tú eres un faro de luz y el primer paso para recuperar esa luminosidad interior es reconocer tu propio poder, respetándote a ti mismo, queriéndote a ti mismo, aceptándote a ti mismo y tomando conciencia de todas tus virtudes y de tu propósito en este mundo.

En tu interior tienes todo lo necesario para cumplir tus objetivos y metas en esta vida. Si a día de hoy esto no lo tienes claro es porque tu enfoque está depositado en el mundo externo, en las demás personas y en el sinfín de condiciones que puedes observar con tus cinco sentidos físicos y que usualmente llamas la realidad. Pero esa realidad que a tu
mente lógica y racional le parece tan palpable, te aseguro que es menos real que tú mismo.

Esa realidad es tan sólo una proyección de la conciencia, tanto individual como colectiva y a medida que tu propia conciencia se va ampliando y elevando, tu realidad también cambia.

Si quieres ser tu mismo, pero sigues enfocando tu atención en la realidad, difícilmente hallarás tu propia luz.

Si sigues focalizándote en el exterior siempre encontrarás muros y limitaciones.

No esperes a que hayan modificaciones de tu realidad para cambiar, sé tú el cambio, porque cuando tu luz está presente la oscuridad desaparece.

Olvídate del pasado y deja de preocuparte por el futuro. Tu punto de poder está aquí en este preciso instante en que estás escuchando mis palabras y desde ahora mismo puedes impulsarte para crear la nueva vida
que deseas. Decide ahora de forma auténtica que es lo que deseas ser, hacer o tener en tu vida porque debes saber que nada ni nadie a excepción de ti mismo puede impedirte esas realizaciones.

Atrévete a soñar en grande, porque tu eres inmenso y digno de merecimiento. No te autolimites, porque no hay más limites que los autoimpuestos, expande tu mente y deja volar tu imaginación. Que sueños tienes en la vida? Estás realmente decidido a conseguirlos? Si es así, solo debes guiarte por tu propio Ser y hacer oídos sordos a las
opiniones ajenas.

Tú eres un ser único y especial y tienes todo el derecho y el potencial de manifestar tus creaciones mentales en esta realidad tridimensional. Deja de pensar en como son las cosas y comienza a pensar en como deseas que sean. Cambia tu estado de conciencia y verás cambiar tu vida. Eleva tu vibración y observa los cambios que ocurren.

Cuando haces estas reflexiones, debes alejarte del ruido del mundo, debes aquietarte y dejar de lado tu mente inquieta y parlanchina. Debes dejar espacio para que hable tu corazón que a través del suave susurro de tu alma te guiará de forma amorosa y te indicará con sabiduría que es lo que te conecta con tu verdadero Ser, que despierta tu alegría, tu felicidad, tu pasión.

No importa en absoluto lo que piense el mundo, importa lo que sientes tú.

Olvídate de los debería o tendría, olvidate de lo que se supone que los demás esperan de ti, olvídate de las modas, de los convencionalismos y sé auténtico, no te mientas a ti mismo, no te traiciones y vive la vida que deseas vivir pues tienes todo el derecho de hacerlo.

Recuerda que viniste a este mundo a experimentar y que cada vez que pones frenos, barreras o límites a lo que desea tu corazón, el mismo te lo hace saber a través de las emociones que te hacen sentir que no estás siguiendo tu designio interno. En cambio cuando si estás siguiendo ese sendero tu alma se regocija y siente armonía, alegría y plenitud.

Muchas personas me decís que no podéis empoderaros porque tenéis zonas oscuras en vuestra vida que no sabéis como erradicar.

Como seres humanos encarnados en la Tierra absolutamente todas las personas tenemos sombras, pero es precisamente en la aceptación de ellas que puedas comenzar a transmutarlas para aportar más luz a todos
aquellos aspectos de tu vida que lo estén necesitando.

Una de las mejores forma de iniciar este proceso es preguntarte qué relación sostienes con las distintas áreas de tu vida.

Qué relación mantienes con tu propio cuerpo físico? Lo cuidas y lo respetas o lo maltratas y lo fuerzas hasta enfermar?

¿Qué relación mantienes con el dinero y la abundancia en general?

¿Agradeces todo lo que tienes y tienes fe en tu prosperidad o vives preocupado y temeroso de no tener lo suficiente

¿Qué relación sostienes con tu familia y amigos? Tienes relaciones sanas o albergas emociones destructivas como la envidia o los celos?

Cuando aportes sanación a esos aspectos que necesitan luz en tu vida, esa misma luz se manifestará en el exterior en forma de experiencias ya que tal como es adentro se muestra afuera. Del mismo modo que un campo de cultivo sólo da los frutos que previamente en él se sembraron, tú debes colocar esas semillas que con el tiempo producirán grandes transformaciones en tu vida.

Pero antes de esparcir las semillas es fundamental que arranques las malas hierbas que actualmente puedan estar obstaculizando tu crecimiento.
Has realizado una introspección, has mirado en tu interior para ver que aspectos de tu vida necesitan luz?
Quizás tengas miedos, quizás no hayas perdonado acciones del pasado, quizás todavía no te quieres ni valoras lo suficiente, quizás no confías en ti, quizás sigues dando el poder a terceros ya sean otras personas o al propio Dios, quizás no te hayas dado cuenta que el Creador no está en ningún lugar fuera de ti, quizás estés aferrado a tus viejas creencias y hábitos y de este modo no puedes abrazar tu nueva vida.

En cualquier caso, todo eso puede empezar a cambiar desde ahora mismo, si así lo decides firmemente.

Ahora es el momento de hacer lo que más quieres, de seguir tu propio camino, no esperes, no demores tu propia dicha, no apagues por más tiempo tu maravillosa luz y recuerda que hacerlo es algo que depende
única y exclusivamente de ti.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.