Como nos engañan con el éxito y la felicidad

publicado en: felicidad | 0

[kad_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=_Qbqw0R5A90″ width=400 height=200 ]

Siendo este un blog en el que hablamos de estrategias para lograr el éxito en la vida y en los negocios, también sabes que en muchas ocasiones he tratado el tema de definir lo que consideramos el éxito y que quizás sea de los conceptos más subjetivos que pueden existir.

Nos engañan con el éxito y la felicidad, pretendiéndonos hacer creer que son sinónimos. ¡Menudo cuento chino! No tan sólo no lo son, sino que incluso personas vistas socialmente como exitosas son muy infelices.

Además, como vivimos en un “circo mediático” donde el éxito, la fama y la popularidad es lo que “se lleva”, es evidente que a nivel social la mayoría de gente tiene una valoración excesiva del éxito, este se sobrevalora y del mismo modo que a quienes se percibe como personas exitosas se tiende a endiosarlas, a quienes no lo alcanzan se las minusvaloran.

Me parece lamentable que incluso en el ámbito deportivo puedan aparecer en los medios de comunicación frases como “el equipo tal fue humillado por el contrario”.

Pero no te dejes manipular, en todos los niveles sociales los ganadores son los rara avis, la exclusiva minoría, porque vivimos en una sociedad competitiva y no colaborativa. Sólo puede haber uno que sea el primero y si únicamente valoramos el triunfo del que lo consigue, en consecuencia todos los demás no tienen relevancia, no importa su esfuerzo, su aportación, sus valores, porque no triunfó.

Esta visión tan ignorante es la que produce que muchas personas se sientan frustradas porque socialmente se las empuja a ello. Hay que ser el más guapo, el más listo, el más fuerte, el más seductor, el más popular, el más rico, el primero, porque sino no vales.

Como ejemplo de ello te cuento un caso que viví personalmente hace unos años cuando atendí en mi despacho a un empresario que me vino a ver porque se sentía “infeliz, ya que no lograba el éxito”. Esta persona me confesó que ganaba unos 200.000 euros anuales y cuando le pregunté cual era la razón de sus emociones de fracaso si ganaba ese buen dinero, su respuesta fue: ” Es que en mi sector hay una persona que gana 1 Millón de euros”.

Es un simple ejemplo, pero espero te sirva para valorar que el sentimiento de éxito y felicidad es algo interior que nada externo podrá darte.

Vivimos tan engañados con el éxito y la felicidad viviendo en un modelo de sociedad ignorante y zafio que produce que una famosa a la que no se le conoce oficio ni beneficio gane más dinero que un médico que puede salvar vidas.

Confundimos el valor con el precio, distorsionando nuestra visión de tal manera que personas que deberían ser admiradas y reconocidas por su trabajo, dedicación y valores permanecen en el absoluto anonimato, mientras que se ensalza a otras, que en una sociedad evolucionada no tendrían ningún protagonismo e incluso estarían en la más baja escala.

Esta exaltación desmedida del éxito, también está vinculada a la falta de valores humanos. Vivimos tiempos muy curiosos en los que hay palabras que parece que hayan sido borradas del diccionario, porque muy pocas personas las utilizan y mucho menos las ponen en práctica.

Te hablo del bien y del mal (parece que dejan de existir cuando ya no somos niños ), porque en el momento que para lograr lo que uno desea no existen principios éticos, actuar con honradez o no, deja de tener sentido, mientras se logre el fin que uno persigue.

Pero ten la certeza que si has actuado éticamente y has dado lo mejor de ti, aunque no hayas logrado tu objetivo, habrás tenido mayor éxito que quien lo hace sin preocuparse de los medios usados.

Te hablo del valor de la humildad, algo que nos enseñaron con sus ejemplos de vida todos los grandes maestros que han pasado por esta tierra y que como premio a sus enseñanzas los asesinamos.

Si los modelos de éxito, son los “jetas”, los fanfarrones y prepotentes, ¿qué sentido tiene ser humilde y vivir conforme a ello?

Te hablo de la resiliencia. Nadie tiene éxito toda su vida ni tampoco nadie vive en un fracaso continuo. El saber adaptarnos a cada momento y seguir creciendo es uno de los mayores éxitos que podemos tener como seres humanos. Cada caída, mal llamada fracaso, es simplemente una oportunidad de mejora.

Al vivir en la cultura del resultadismo y del ansia permanente hacia no se sabe donde, no valoramos ni apreciamos lo que de verdad es valioso.

La vida no es una liga de fútbol en la que sólo uno gana y todos los demás pierden, como pretenden hacer creernos algunos. Si logras el éxito serás feliz y si no, a la cola de los fracasados. ¡Y un cuerno!

No te tragues ese cuento, porque precisamente funciona al revés. Siendo feliz puedes lograr el éxito y sin necesidad de ser mejor que nadie, sino simplemente mejorándote tú.

Todos aquellos que no han sido “los primeros”, también pueden ganar si han logrado superarse, si han adquirido nuevas capacidades y conocimientos, si han sido capaces de cultivar sus virtudes, porque en definitiva la vida no es una competición que juegas contra nadie, sino una aventura que compartes con los demás y en la que tú mismo debes ser tu mejor amigo y respetarte, aceptarte y quererte al margen de lo que piensen los otros.

Al fin y al cabo el éxito es relativo y no tiene ningún valor intrínseco, excepto el que queramos darle.

Por si tienes alguna duda de ello, recuerda la historia del gran pintor Vincent Van Gogh, quien en vida sólo vendió 1 cuadro y por unos pocos francos, cuando actualmente se pagan millones por sus obras de arte.

Por ello, jamás olvides que opinar sobre ti puede hacerlo cualquiera, pero tu verdadero valor no lo decide nadie, porque el mayor de los éxitos es ser feliz y eso es algo que depende, única y exclusivamente de ti.

 ———————————————————–

Si deseas cambiar tus patrones mentales, ya sabes que puedo ayudarte con mi vídeo curso, “Mentalidad de éxito”

[kad_youtube url=”[kad_youtube url=”https://youtu.be/R1qqw4VBZ70″ width=450 height=250 maxwidth=450 ]”

SUSCRÍBETE A MI CANAL DE VÍDEOS

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.