¿QUE ES LA LIBERTAD FINANCIERA?

publicado en: libertad financiera | 0

libertad financiera

 

 

 

 

 

 

¿Te imaginas no tener que preocuparte por el dinero? Es la definición que más me gusta de la libertad financiera. Con el tiempo he comprendido que el órgano más delicado del ser humano es el bolsillo. No importa la edad, la cultura ni las creencias de una persona, a todos nos gusta ganar más dinero y nos molesta perderlo. Pero también me he dado cuenta que en materia financiera la mayoría son analfabetos. Yo lo fui por muchos años. No tienen dinero porque no saben ganarlo ni administrarlo.

Todos conocemos historias de personas que partiendo desde cero se hicieron ricas. Basta internet para conocer la trayectoria de grandes millonarios. Cuando en mis cursos y talleres hablo a las personas sobre inversiones, la mayoría me preguntan, ¿esto me hará rico? ¿me hará ganar mucha pasta? ¿podré llegar a millonario? Todas esas preguntas sólo reflejan la ignorancia en educación financiera y mi respuesta siempre es la misma, ¿qué es ser rico para ti?

La riqueza es un concepto subjetivo, para cada persona implica cosas y cantidades diferentes. Desde los aspectos de valores de vida hasta los puramente materialistas. Cuando las personas hablan de dinero, tienden a divagar, pero en las finanzas no hablamos de filosofía ni conceptos abstractos, hablamos con números, por eso lo primero que debes plantearte es la cifra que para ti significa ser rico. Yo prefiero llamarle la cifra de independencia financiera, porque refleja mejor la libertad que proporciona el dinero. Esta cifra es subjetiva, vamos a ver los motivos:

¿Pero, qué es la independencia o libertad financiera?

Es la cantidad económica que necesitas para tener la libertad de no seguir trabajando por dinero. Así de simple. Por ello es tan subjetiva y tan relativa.

Imagina que dispones de un patrimonio líquido (dinero en efectivo) de trescientos mil euros. Con esa cifra unas personas pueden ser financieramente libres y otras no. ¿De qué depende? Entre otros factores, de cómo estés haciendo trabajar ese dinero, de donde lo uses y del resultado de tu cuenta de resultados, la diferencia entre tus gastos e ingresos. Conozco parejas que ganan entre los dos, tres mil euros mensuales y consiguen ahorrar cerca de mil euros al mes y otros que ganando más de seis mil euros, están siempre en números rojos.

En primer lugar, debes fijar la cifra económica con la cual puedas ser financieramente independiente. Llegados a esa cifra tú decides si sigues trabajando como hasta la fecha, si dedicas tu tiempo a otras labores profesionales, como es mi caso, o simplemente dejas de trabajar, como han hecho algunos de mis clientes y amigos. Puede que ahora no logres ver con absoluta claridad lo que supone la independencia financiera, pero es básico que fijes desde ahora qué harás con tu tiempo cuando llegues a ella. Muchas personas me dicen “me retiraría”. Pero eso es sólo un concepto vago y genérico, debes estipular a que destinarías tu dinero y tu tiempo.

Quizás creas que soy un enfermo, pero soy de los que disfruto trabajando, me encanta mi trabajo. Me llena el espíritu y los bolsillos. Ayudo a las personas, gano dinero y disfruto en el proceso. Quizás en tu caso tu pasión sea viajar o cualquier otra, pero es importante que de forma específica definas qué harías porque esa visión es la que hará que te mantengas firme cuando en el camino las cosas no salgan como esperas.

Quizá te lleves una desilusión, pero debes saber que precisamente las personas más ricas del mundo son las que disfrutan de su trabajo y no desean que se acabe nunca. Bill Gates con 58 años sigue inmerso en proyectos de negocios y de ayuda humanitaria. Julio Iglesias el cantante latino que más discos ha vendido en la historia, sigue haciendo conciertos con 70 años y Amancio Ortega la persona más rica de España y dueño del imperio Zara, sigue yendo a su oficina a diario con 77 años.

La pasión por lo que haces es lo que suele traer el dinero y no al revés. Muchos esperan estar motivados cuando ganen dinero, pero pueden esperar sentados. Dice el sabio que sólo el necio confunde el valor con el precio. Pero en materia económica poco importa el valor que puedas darle a algo, pues son los precios los que rigen en el mercado y en dependencia de ese mercado tu dinero vale más o menos.

Puedes valorar muchísimo la casa que tus abuelos te dejaron en herencia en Guadalajara porque allí pasaste tu infancia, pero si esa casa estuviera en el centro de New York, valdría mucho más. El valor sentimental nos influye a las personas, pero no al dinero. Te guste o no, así es.

Por ello, la independencia financiera también depende de dónde vivas y donde gastas tu dinero, no es lo mismo vivir en la zona más exclusiva de urbanizaciones privadas de Miami que en un barrio marginal de Rio de Janeiro, del mismo modo que resulta mucho más caro vivir en Barcelona o San Sebastián que en Soria o Teruel. Tu dinero vale distinto dependiendo de dónde lo gastes.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.