¿QUÉ ES EL COACHING?

publicado en: coaching | 0

coaching

 

 

 

 

 

 

 

Cuando alguien se plantea alcanzar nuevos retos y objetivos, el coaching suele ser uno de los métodos de apoyo más utilizados últimamente dentro del ámbito del desarrollo personal.

Aunque esta práctica ya venía aplicándose mucho tiempo atrás, en los últimos años ha venido aumentando y profesionalizándose. Desde mi experiencia, quiero aclararte las diferencias fundamentales entre lo que opino del proceso de coaching y lo que normalmente se considera formación tradicional.

A pesar de su gran auge, existen muchas mentiras, mitos y prejuicios sobre el coaching y como puede ayudar a las personas.

La labor que realiza un coach o profesional que lo imparte, es la de ayudar a extraer el máximo partido o potencial de tus capacidades y también acompañarte en el proceso del logro de tus objetivos. Aunque como profesional pueda tener muchísima experiencia en el campo concreto que tú desees crecer, el coach normalmente no interviene para asesorar o dar consejos sobre la forma de gestionar tus actividades cotidianas y específicas, sino que es el “abrelatas” que te hace descubrir cuáles son tus virtudes, habilidades y destrezas para que tú mismo sepas cómo ponerlas a trabajar en tu provecho.

Por tanto, a diferencia de lo que conocemos como un formador o profesor, el coach no se limita a ofrecer conocimientos teóricos que posteriormente tú debes aplicar en tu vida como puedas. Hoy día el coaching ha adoptado muchas variantes o especializaciones, aunque en mi opinión muchas de ellas carecen de auténtico contenido y les sobra marketing. Puedes encontrar desde coaching financiero, a coaching de equipos, ejecutivo, de vida, de pareja, etc. Incluso muchos terapeutas y psicólogos han acabado incluyéndolo en sus consultas como apoyo a los sistemas que ya utilizaban tradicionalmente.

Pero a diferencia del mundo de las terapias, el coaching no se centra en el pasado ni en adentrarse de forma específica en problemáticas, sino que se trabaja en la mejora y el desarrollo a futuro y orientado a resultados que el propio cliente, también llamado coache desea para lograr el éxito.

Ya sabemos que el marketing moderno es capaz de adornar y “disfrazar” los puntos débiles de cualquier cosa y mostrarla como si fuera una auténtica maravilla. En mi opinión esto es lo que ocurre con muchos de los profesionales que dicen ser “coaches”. La realidad es que algunos de ellos no logran alcanzar sus propios objetivos ni personales ni profesionales y prometen ayudar a los demás para que alcancen los suyos.

Quizás te sorprendas, pero he comprobado que es de los campos profesionales donde existen más “fantasmas” o “vendedores de humo”. Me viene a la memoria un día que conocí a uno de estos “personajes”, que se me presentó como coach financiero y según sus propias palabras “ayudo a las personas a mejorar su economía e incluso a llegar a la independencia financiera”.

Tras unos minutos de charla le comenté que podríamos hacer una actividad conjunta en la que ambos teníamos que invertir unos 1.000 euros aproximadamente. Su reacción fue la de responderme que estaba pasando una mala época y que tenía lo justo para pasar el mes.

No creas que esta actitud es la excepción. Por esto, siempre recomiendo que antes de contratar un profesional, mentor o similar, observes si esa persona es realmente un modelo a seguir y si de verdad tiene el estilo de vida que tú estás buscando tener.

A quién le puede ayudar el coaching

– A los que están sin rumbo, sin metas ni objetivos en la vida
– A los que tienen metas pero no saben cómo lograrlas
– A los que se sienten frenados y no saben que virtudes tienen o cómo explotarlas
– A los que desean llevar su vida, a otro nivel
– A los que desean tener mayor motivación y calidad de vida

Debes saber que como profesionales, siempre podemos ayudar a las personas a explotar su máximo potencial y que un coach auténtico es de tremenda ayuda para lograr tus objetivos, pero también debes saber que el origen y filosofía del concepto del coaching, no es nada novedoso ni moderno, sino que proviene de la Antigua Grecia y se la debemos al gran maestro y sabio Sócrates.

Cada vez que un discípulo acudía en su ayuda, lo que hacía Sócrates era interrogar a la persona, para que ella misma fuera la que obtuviera la luz y el conocimiento que buscaba, a través de su propio cuestionamiento. De este modo las respuestas y soluciones del alumno aparecían a través de sus propias conclusiones.

A este principio o técnica se la conoce como mayéutica y como digo siempre, viene a corroborar algo que cada día compruebo gracias a todos mis clientes: Las respuestas que por tanto tiempo buscaste fuera, se hallan siempre en tu interior.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.