PROGRAMACIÓN MENTAL

publicado en: patrones mentales | 0
PROGRAMACION MENTAL (1)
Aunque te pueda parecer increíble, muchas de las distintas creencias que tenemos, no están basadas en el raciocinio que nos dicta la propia experimentación, y conciencia, sino en conceptos que han sido inculcados a través de otras personas y que hemos aceptado como “ciertas”. Es decir, creemos lo que otros nos han dicho que debemos creer. Esto es la sugestión.La paradoja ocurre si aceptamos la sugestión, de terceros o propia sobre nuestra conducta, porque si analizamos el cúmulo de creencias que podemos tener y entendemos por sugestión el proceso psicológico mediante el cual una persona puede condicionar, guiar o dirigir, los pensamientos o actitudes de otra persona, ¿cuántas de ellas no han sido inducidas o dicho de otro modo sugestionadas a lo largo de tu vida?

 

[kad_youtube url=”https://youtu.be/tudYsGsLhLY” width=450 height=260 maxwidth=450 ]

Suscríbete a mi canal de Youtube, donde subo 1 vídeo cada semana 

Tu propio diálogo interno es tu sugestión y te sometes a él, diariamente. Ese discurso o parloteo que tienes contigo mismo es lo que conforma tu programación. Es obvio que todos tenemos una “programación mental”. Comprender esto es fundamental, estás programado. La diferencia entre unas personas y otras, radica en cómo es su programación.

Es de vital importancia saber que por mucho que te esfuerces en la esfera de la actuación externa si no has trabajado previamente la esfera mental será muy difícil lograr tus propósitos. Esto lo compruebo continuamente a través de muchas personas que disponen de un potencial enorme y que trabajan sin descanso para lograr sus objetivos, pero fracasan repetidamente en sus actividades. A su vez este fracaso puede condicionar y reprogramar la mente, todavía mucho más en su perjuicio, constituyendo su verdad o realidad particular de forma continuada, siguiendo un bucle repetitivo, del que no encuentra salida. Es el pez que se muerde la cola.

Cada experiencia, concepto e idea aceptada como tu verdad, está fijada a tu conciencia y formará parte de tu propio campo energético acompañándote allá donde vaya tu cuerpo físico. Hablando en otro nivel, diríamos que constituye tu vibración y en base a ella atraes las personas y las experiencias que están en consonancia a ese nivel vibratorio concreto.

Para observar en que niveles sutiles trabajan los pensamientos, nos será muy sencillo observar que en la edad infantil, en la que suele predominar el estado cerebral alfa (de relajación), es cuando son introducidas en los individuos la inmensa mayoría de hábitos y patrones mentales que de forma inconsciente repiten las personas una y otra vez, a lo largo de toda su existencia. ¡Y la mayoría de ellos los has empezado a gestar cuando tenías tres años!

Pero no sólo hemos aprendido por los sentidos externos, también estamos programados genéticamente. Lo observamos en hábitos sencillos como la forma de ponernos la ropa, la forma de sentarnos, la manera de gesticular, etc, Los hijos suelen tener mucha información genética heredada de sus padres. Basta el observar gestos calcados a sus padres, de niños que nacieron ciegos y que por tanto no han podido adquirir esos hábitos por imitación.

Estás programado, pero del mismo modo puedes reprogramarte. Si tu mente ha creado las condiciones en las que te encuentras actualmente, ese mismo poder mental, puede hacer que cambie tu realidad. La reprogramación mental puede ser efectuada a cualquier edad, aunque existe la dificultad añadida de que en la edad adulta el individuo está mucho más condicionado ya que sus creencias, van acompañadas de hábitos muy arraigados que obstruyen esta limpieza energética.

Los “tornillos mentales”, se apretaron mucho tiempo atrás y ocurre lo mismo que cuando quieres desatornillar algo que lleve mucho tiempo fijo, simplemente se resiste. De igual manera que es más sencillo entrenar el cuerpo físico desde la edad infantil porque es más flexible, con la mente ocurre de forma similar.

El tiempo es un factor fundamental, por ello cuanto antes cambies, antes verás cambios en tu realidad. No pierdas ni un segundo, pues el tiempo no se detiene y no puedes acumularlo.

Por si tienes dudas del gran poder de tu mente, te diré que existen estudios científicos en los que se ha demostrado que si una persona mantiene pensamientos negativos tan sólo durante un minuto, ¡su sistema inmunológico se ve reducido durante seis horas! Si un período de tiempo tan corto puede causar este desplome en nuestras defensas orgánicas, imagina las consecuencias que padecerá una persona en la que la negatividad sea la naturaleza predominante de su mente.

Este cúmulo de pensamientos, conforma un patrón energético que acompaña a cada persona en cada circunstancia de su vida, condicionando lo externo en base a la programación previa instalada. De igual forma que un reproductor de vídeo no puede elegir el contenido que va a reproducir, limitándose únicamente a ejecutar el que hayas instalado previamente de forma indefinida hasta que no lo sustituyas por otro programa.

No puedes pretender ver cambios significativos en tu vida si su actitud mental sigue siendo la misma. El exterior es únicamente el reflejo de lo que acontece en el interior. Lo que llamas la “realidad de tu vida”, sucede como una película en la que proyectas tu visión interna, creada por ti mismo. Eres el productor, director, guionista y actor de tu propia película. Las circunstancias que te rodean, la vida que tú tienes es tu realidad, eso es algo innegable y objetivo, pero ¡tu realidad actual no es la única realidad posible!

———————————————————–

Otros posts relacionados:

* Mente rica, mente pobre

* Los 3 niveles de la mente

* La autosugestión

* Como descubrir tus patrones mentales limitantes

* Usar tu poder mental mientras duermes

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.