Planificar tus ingresos pasivos

[kad_youtube url=”http://youtu.be/8KPixBNCXFM” ]

En las finanzas debemos fijar objetivos del mismo modo que en las otras áreas y por ello el planificar tus ingresos pasivos, debe ser algo prioritario si deseas progresar económicamente.

Se tiende a ver los ingresos pasivos como la solución mágica para lograr libertad financiera, pero a menudo se olvida que estos llegan tras fijarse un objetivo y seguir un plan de acción metódico.Tanto en mí mismo en la época de juventud, cómo hoy en día en la labor con mis clientes, compruebo la verdad de estas palabras, pues son muchos los que fracasan en sus propósitos por carecer de una verdadera estrategia de planificación.

Respecto a los planes financieros, estos son prácticamente inexistentes por parte de las familias. Las personas sólo lo hacen para compras puntuales como un coche, una casa o los gastos de las vacaciones, pero no tienen una planificación definida para lograr ingresos pasivos y mucho menos para llegar algún día a lograr libertad financiera.

Vamos a imaginar que deseas realizar un viaje, esta sería una planificación básica:

  • Pedir vacaciones del 6 al 26 de Mayo
  • Obtener pasaportes y documentos de reserva de vuelos antes del 15 de Abril
  • Reservar hotel y excursiones en Hawai
  • Tener ahorrados en Abril, 3.500 euros para gastos del viaje y estancia, etc.

Te parecerá obvio, porque es algo que todos hemos hecho cuando salimos de viaje y estarás acostumbrado a ello. A todo este proceso le llamamos planificar. En marketing decimos que nadie planifica fracasar, sino que se fracasa por no planificar. Pero te aseguro que la mayoría de personas no planifican de forma inteligente que hacer con su tiempo ni con su dinero y eso precisamente es lo que puede transformar su vida.

Si dedicaras un mínimo de tiempo a crear una fuente de ingresos pasivos, tu vida cambiaría por completo. Las personas suelen aducir a la falta de suficientes ingresos actuales y la falta de tiempo, el motivo para no conseguir sus metas financieras, pero esa no es la razón, sino la consecuencia. La razón por la que carecen de tiempo y dinero es porque no planifican y pasan sus jornadas “a salto de mata”, es lo que a nivel profesional llamamos actuar como un “apagafuegos”. Al no existir planificación actúan movidos por la necesidad y la urgencia del momento.

Supongamos que respecto al dinero tuvieras este objetivo:

Tener un patrimonio líquido de 300.000 euros en Diciembre del 2020. Estas podrían ser tus metas para alcanzar ese objetivo:

  • Reducir tus gastos innecesarios en 200 euros mensuales
  • Si por ejemplo, ahora ganas 3.000 euros, aumentar tus ingresos a 5.000 euros mensuales
  • Ahorrar 2.000 euros mensuales e invertirlos en bonos, acciones y fondos de renta mixta
  • Invertir 50.000 euros que ya tienes ahorrados en fondos de renta variable

En ocasiones para obtener las metas, es necesario desglosarlas en otras metas más pequeñas, pero como ejemplo creo que será suficiente. La fijación de metas financieras en el tiempo y la creación del plan de acción, te da las pautas a seguir para lograr lo que te propones. No en tu mente, sino de forma tangible y llevada a la práctica. Existen tantos planes posibles como persona, pero debes tener el tuyo. Si no tienes ese plan y no lo estás llevando a la práctica, te recuerdo que tu objetivo, sea cual sea, seguirá siendo un sueño.

Si estableces una cantidad de dinero que es la que puede proporcionarte los ingresos residuales, sabrás en todo momento como marcha tu plan de acción.

Aunque a día de hoy veas muy complicado lograr tus metas financieras, estas son algunas de las pautas que te ayudarán.

Como planificar tus ingresos pasivos

  • Independientemente de tus ingresos, haz lo que haga falta para poder destinar un dinero a tu ahorro mensual. Lo ideal es un mínimo del 10% de tus ingresos, pero si tu situación actual te lo impide, empieza por lo que puedas. El ahorro no debe ser guardado, debes invertirlo. He conocido muchas personas que nunca ahorran porque creen que no vale la pena hacerlo con pequeñas cantidades y el poco dinero que logran ahorrar lo emplean en cosas superfluas. Es un grave error y esas personas siempre suelen tener escasez económica. Recuerda que toda fortuna empieza con la primera moneda.
  • Reduce tus gastos mensuales y no gastes ni un sólo euro en “apariencias”. Puede que creas que no los tienes, pero escudriña bien tus salidas de dinero y seguro que podrás hallarlos, de ahí podrás incrementar tu ahorro mensual. Conozco muchas personas que conducen “cochazos”, pero llegan a duras penas a fin de mes. Dejar el coche y usar transporte público, desayunar en casa en vez de hacerlo en el bar, comparar precios en las tiendas y actitudes similares producen a fin de mes un pequeño ahorro, que en la suma anual, es importante.
  • No pidas préstamos para la compra de pasivos. Sólo genera placer a corto plazo y dolor el resto del tiempo. Por ejemplo, hasta que tu situación financiera no sea holgada, no compres vivienda, vive de alquiler. Recuerda que la vivienda no es un activo, sino un pasivo que genera cargas. En España hemos tenido buena prueba de ello, con el boom inmobiliario.
  • Invierte continuamente en tu conocimiento, te recomiendo seminarios y libros de desarrollo personal y financiero. No dejes nunca de aprender. Si crees que eso sale caro, prueba con la ignorancia. Personalmente dedico un mínimo de 2 horas diarias a mi formación.
  • Si ya tienes un dinero ahorrado empieza a crear tu cartera de inversiones. Si no tienes un capital, destina una cantidad mensual a la inversión sistemática. Cada persona está en una situación distinta, por ingresos, familia, edad, etc y no pretendo que esto sea una norma, pero de forma orientativa podrá ayudarte a fijar pautas de planificación de tus inversiones:
  • 60% Productos con liquidez inmediata y sin riesgo. Es lo que llamamos dinero de mano o de bolsillo, como pueden ser las libretas de ahorro, cartillas, cuentas corrientes y similares.
  • 20% Inversión a medio plazo, pueden ser bonos, pías, fondos de renta fija, etc
  • 20% Productos de mayor riesgo e inversión a largo plazo (negocios, divisas, fondos de renta variable, acciones, planes de pensiones, etc)

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.