NEGOCIOS ONLINE, CUANDO MENOS ES MAS

publicado en: negocio online | 0

negocios online, cuando menos es más

Navegando por la red no dejo de sorprenderme por la cantidad de personas que poseen enormes conocimientos técnicos, (cosa que ya me gustaría a mí) ya sea en programación, seo y todo tipo de herramientas online, pero que teniendo miles de visitas mensuales en su sitio web o blog, les preguntan a los expertos si ya es hora de poder monetizar su sitio.

¡Upps, me quedo sin palabras!

De forma genérica sólo hay 2 tipos de blog, el que haces simplemente por diversión y el que haces por negocio. En el primero de los casos no te preocupa el tema económico, pero para los que realizan su actividad en la red con la idea de facturar, ¿cómo es posible que personas con más de 1.000 visitas diarias se pregunten cómo pueden generar dinero?

Ya ves que un mayor volumen no es sinónimo de éxito y es que hay casos en el mundo de los negocios online, cuando menos es más. Sobre todo si tienes bien claro el plan de acción que vas a seguir.

Viendo estos comentarios resulta obvio que la creatividad no te la puede enseñar nadie y también que la inmensa mayoría de las personas inician actividades de negocio careciendo de conocimientos mínimos de marketing y psicología de ventas.

¿POR QUÉ EN LOS NEGOCIOS, MENOS PUEDE SER MÁS?

Cualquier emprendedor que tenga en mente obtener ingresos con su blog debe tener una estrategia definida desde el primer día. ¿Acaso si tuvieras una tienda abierta al público de 500 mt2, no sabrías desde el primer día lo que vas a vender y cómo hacerlo, o te esperarías 6 meses a que hubieran pasado 10.000 personas por delante de tu escaparate para empezar a colocar el género?

Pues la tiendecita de 20mts que tienes delante está vendiendo a 10 personas cada día y con eso paga sus gastos y obtiene beneficios de sobra.

Como escribí hace unos días, este es uno de los secretos de los negocios en la red, que a día de hoy todavía me parecen más sorprendentes.

El tráfico o visitas a tu web es importante, pero la clave en cualquier negocio son las ventas y veo como muchas personas se obsesionan con el número de visitantes sin tener la más mínima idea de todos los aspectos comerciales.

Del mismo modo también hay otra de las llamadas “métricas” o baremo de mediciones que resulta muy subjetiva como es el número de seguidores en las redes sociales. Los que llevamos años trabajando en el mundo de los negocios, sabemos que hay que tener presencia en ellas, pero que a menudo los seguidores en el facebook, son como el dinero en el monopoly. Te pueden poner muy contento, te pueden subir tu ego, pero no te darán de comer.

En cuanto al manejo de la comunidad de suscriptores, más de lo mismo, a pesar de que resulta obvio que es un público más segmentado y más interesado en tu actividad, ni son todos los que están, (ya nos gustaría) ni están todos los que son.

Por ejemplo, hace años cuando inicié mi base de datos contaba con más de 7.000 direcciones. La había recopilado de mi época editorial y de colaboradores del sector, pero me estaba engañando a mí mismo. Esa comunidad no era real, puesto que no se había suscrito directamente a mi servicio y aunque mi actividad era afín a sus intereses la conversión en clientes era mínima.

Desde que inicié mi blog (sólo 1 añito y medio) seguí una política de limpieza y a día de hoy mi lista de correo es sólo de unas 600 personas (a principios de marzo), que de forma directa se han suscrito a mi sitio web. A pesar de esa reducción de personas, obtengo más ingresos que antes.

Si no dominas el email marketing te recomiendo la entrevista en vídeo que le hice a Raquel Herrera, Country Manager en España de la empresa Benmarck.

En la política de precios sigo exactamente los mismos principios. Menos puede ser más. Desde que subí el precio de mis programas tengo más ingresos, dedicando menos horas.

Veo como muchas personas reducen sus precios para intentar lograr más clientes, sin saber que lo que están haciendo es quitarse valor (sobretodo en el área de servicios, donde internet parece una jungla).

La mayoría de profesionales lo hacen muy a su pesar, por desconocer cual es el cliente ideal y no saber posicionar su marca o branding online en el mercado.

No te obsesiones con las cifras y recuerda que la única verdaderamente importante que debe crecer, es la de tus beneficios.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.