El negocio de la prostitución

publicado en: Sin categoría | 0

[kad_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=wry7vTY_ePw” width=400 height=200 ]

En el vídeo de voy a abordar un tema muy polémico porque entremezcla la moral, el sexo, los tabúes y la hipocresía que reina en nuestra sociedad. Quiero hablarte del que se conoce como el oficio más antiguo del mundo, las prostitutas.

Como la mayoría de datos que voy a ofecerte son relativos a España, lo primero que hay que aclarar es que la prostitución está abolida, en contra de la opinión infundada y a la vez tan difundida de que es alegal, basándose, en que el ejercicio voluntario no está penalizado, pero te aclaro que el que no esté penalizado, no significa que sea legal.

Dicho esto, queda claro que tanto prostitutas como clientes se encuentran inmersos en una actividad al margen de la ley.

No voy a entrar en consideraciones morales ni a emitir juicios de valor, ya que creo que cada cual puede hacer uso de su libertad como le plazca siempre que no perjudique a otro, así que voy a limitarme a ofrecerte datos con la idea de esclarecer algunos prejuicios que rodean a esta actividad.

Y antes de que te preguntes si los datos que voy a darte son ciertos o no, quiero aclararte que los he obtenido de 3 fuentes:

Por un lado de los datos que se manejan en informes del Gobierno Español y por otro de 2 vías mucho más directas: por hombres que son consumidores del sexo de pago y por las mujeres que lo ofrecen, ya que en ambos casos he tenido clientes que me han contado sus experiencias de primera mano.

Aunque la prostitución es practicada por hombres que suelen ser llamados gigolós,  es evidente que son estas últimas las que más se dedican y de prostitución femenina es de lo que vamos a hablar.

En público muy pocos hombres reconocen ser clientes de la prostitución y casi ninguna mujer admite dedicarse a ello, pero basta salir  por cualquier carretera para toparse con un burdel o leer cualquier periódico o páginas de contactos de la red para cerciorarse de la gran oferta que existe de sexo profesional e incluso en  muchas poblaciones las mujeres ofrecen sus servicios en plena calle a la vista de todo el mundo.

Cuando se habla de prostitución el primer error es el pensamiento que tienen muchas personas de que casi todas las mujeres que se prostituyen lo hacen de manera forzada al ser víctimas de redes de proxenetas que las mantienen esclavizadas.

No voy a negarte que existe un gran número de mujeres que están viviendo situaciones de drama personal al ser psicológica y físicamente vejadas por hombres sin escrúpulos. Pero aunque esto pueda ser cierto en muchos países, también hay otra realidad de la que por hipocresía social casi nunca se habla y en España por ejemplo hay una cantidad enorme de prostitutas que ejercen por cuenta propia o en locales donde acuden sin ser obligadas por nadie.

En los últimos años y debido a internet el consumo de prostitución se ha disparado y además la crisis agudiza esta situación, pues muchas mujeres se prostituyen como solución rápida a sus problemas económicos.

Aunque la franja habitual de las prostitutas está entre los 30 y los 50 años, cada vez hay más jovencitas que recién estrenada su mayoría de edad empiezan a ejercer y también algunas en casos excepcionales siguen trabajando hasta pasados los 60 años.

Aunque el nivel cultural de las prostitutas extranjeras que trabajan en España suele ser medio-bajo, no es así en el caso de las nativas, pues muchas de ellas tienen carrera universitaria, hablan varios idiomas e incluso compaginan su trabajo sexual con otra ocupación profesional.

El negocio de la prostitución mueve cifras multimillonarias en todo el mundo, pero voy a darte los datos que se manejan en España:

Las cifras de los estudios sociológicos del gobierno afirman que el 10% de los hombres son clientes habituales de estos servicios sexuales y se estima que el 45%  han tenido relaciones como mínimo una vez con una prostituta.

El cliente tipo de estos servicios es un varón casado de 30 a 50 años, que recurre a estas profesionales fundamentalmente por 2 motivos, por carencia sexual o afectiva o bien simplemente por la atracción y excitación que le produce poder tener relaciones con distintas mujeres de manera habitual, que en algunas casos llega a derivar en una adicción al sexo compulsivo y de pago.

La prostituta suele ser también la vía elegida para aquellos hombres que desean tener relaciones sin compromiso al margen del matrimonio sin tener vínculo emocional ni obligaciones con la otra persona, por lo que les resulta ideal las mujeres que ofrecen este tipo de sexo.

Otro mito que existe es el que cliente habitual de las prostitutas es el de un hombre de perfil social y económico bajo, lo cual es totalmente falso.

Debido a las tarifas el nivel económico de los clientes suele ser medio y en el caso de la prostitución de lujo, por supuesto que es muy alto.

Para que te hagas una idea de hasta qué punto el nivel de los clientes no es el de personas marginales, te pondré un ejemplo real que ocurre en Barcelona: en las épocas donde se celebran ferias o certámenes profesionales, como pueden ser el salón del automóvil, el del móvil, el de la construcción o alimentación, que son los más visitados, la oferta de prostitución se multiplica para atender a los ejecutivos que acuden a los eventos.

Aunque la media de prostitutas en España suelen cobrar un mínimo de 40 euros por sus servicios, en el caso de las llamadas chicas de alto-standing la tarifa puede sobrepasar los 200 euros por 1 hora y los 1.000 euros por una noche.

Ello produce que aunque la inmensa mayoría de las mujeres que se prostituyen ganen un sueldo medio de entre 1.500 a 3.000 euros mensuales, las que se dedican a la prostitución de lujo sobrepasan fácilmente los 6.000 euros al mes.

Para que comprendas a este tipo de mujeres que de forma voluntaria deciden prostituir su cuerpo , voy a relatarte casos reales de personas que he conocido:

Recuerdo el caso de una prostituta de 45 años que me vino a ver para que le asesorara a nivel financiero, porque ya se quería retirar, pues había ahorrado suficiente dinero para no trabajar nunca más. Esta mujer había sido esposa de un diplomático español al que un día sorprendió en su propia cama con otra mujer y después de divorciarse empezó a ejercer de prostituta para poder mantener el nivel de vida al que estaba acostumbrada. Te hablo de una persona con estudios universitarios y que habla 5 idiomas.

Otro caso real que he conocido de cerca es el de una chica perteneciente a una familia burguesa de unas islas españolas que desde los 18 años ejercía de prostituta de lujo para empresarios y altos ejecutivos. Ella al igual que otras muchas jóvenes atractivas inician su actividad sexual cuando ven el potencial de ingresos que pueden recibir dedicando sólo unas horas al día.

En el caso de los clientes, he conocido hombres que empezaron a contratar prostitutas en la época de la juventud como una diversión similar a ir a la discoteca, tomar copas o salir con los amigos, pero que con el paso del tiempo acabó convirtiéndose en un vicio que les ha causado problemas económicos y familiares.

A nivel psicológico hay muchos hombres que al ser conscientes de su adicción a las prostitutas, deciden tratarse para eliminar este hábito que les mantiene enganchados al sexo.

En cambio hay otros hombres que tras años de ser clientes habituales de las prostitutas parece no afectarles en absoluto en su vida personal e incluso afirman que para ellos no deja de ser un tiempo reservado a su ocio y esparcimiento de manera natural.

Del mismo modo que en muchos hombres el frecuentar a las prostitutas les provoca disfunciones sexuales con su pareja, ya que sólo logran excitarse con las profesionales, en el caso de ellas, a pesar de que de manera habitual muchas afirman que este trabajo llega a convertirse con el paso del tiempo en una rutina que no les afecta interiormente, te garantizo que la mayoría que llevan años ejerciendo esta labor tienen serios trastornos psico-emocionales, ya que además de la estigmatización social que su trabajo conlleva y de la doble vida que suelen mantener ante su familia y amistades, tienen dificultades para crear relaciones sentimentales basadas en la confianza y el amor verdadero, ya que en general tienen una profunda falta de autoestima, desmotivación vital, además de una gran carencia de apreciación hacia los hombres.

Aunque nadie puede saber a ciencia cierta cuantas prostitutas hay en el mundo, sólo en España, se calcula que la cifra ronda las 300.000 mujeres, lo que arroja el sorprendente dato de que existe una prostituta por cada 150 habitantes.

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.