El negocio de adivinar el futuro

publicado en: negocios | 0

[kad_youtube url=”https://youtu.be/NWkJU-coq2I” width=400 height=200 ]

¿Es posible prededir acontecimientos? El negocio de adivinar el futuro funciona hoy, al igual que siempre lo ha hecho. Al margen de teorías y creencias de cada cual, lo que es evidente es que alrededor de la incertidumbre de lo que nos ocurrirá gira un tremendo negocio.

Hace unos días aparecía en prensa que uno de los ex-presidentes del Barça consultaba a un quiromante antes de tomar decisiones sobre el futuro del club, (algo que me consta, ya que los conozco a ambos).

Como periodista, esto no me supone ninguna novedad puesto que a lo largo de mi vida he tenido constancia de que esto es algo habitual en las personas que ostentan poder.

A pesar de que existe una creencia generalizada de que acudir a este tipo de consultas es propio de personas ignorantes y de bajo nivel social, lo cierto es que son muy numerosos los casos de personas de alto poder adquisitivo que frecuentan a todo tipo de futurólogos y es que el negocio de adivinar el futuro tiene todo tipo de clientes y nunca pasa de moda.

Baste recordar que en los primeros años de la Iglesia Católica los primeros Papas eran también astrólogos y ya mucho antes en la Antigua Grecia existía el Oráculo de Delfos. La superstición y las creencias en un posible futuro predeterminado han formado parte de nuestra esencia desde el origen de los tiempos.

A nivel popular son conocidos los casos de la malograda Lady Di o del ex-presidente francés François Mitterand, quienes públicamente habían confesado acudir a este tipo de servicios.

Este sector profesional es como cualquier otro, existen personas honestas y válidas y por supuesto también gente sin escrúpulos que se lucra con la incultura, la desesperación y las desgracias ajenas.

Cabe diferenciar a nivel profesional las personas que han adquirido sus conocimientos por aprendizaje, de las que poseen dones o talentos naturales para ello.

El negocio de adivinar el futuro

Por si deseas adentrarte en este mundo a nivel profesional, debes saber que como negocio también existen 2 vías: la de la consultoría y la de impartir cursos.

Estas son las disitintas vertientes profesionales, dentro del amplio espectro del negocio de adivinar el futuro:

– Astrólogos

A través del estudio de los planetas y su posición en el espacio estelar se realizan cálculos para determinar las posibilidades de que sucedan determinados eventos y como poder minimizarlos en caso de querer evitarlos o maximizarlos en caso de que nos puedan beneficiar.

Es quizás la parte de la futurología que goza de mayor reconocimiento y a nivel popular todo el mundo conoce al menos cual es su signo del zodíaco.

– Videntes

A pesar de que he conocido algunos muy buenos, es también un caldo de cultivo para numerosos personajes siniestros y vividores.

La videncia auténtica es la capacidad de ver más allá de lo evidente, anticipar sucesos y captar energías sutiles que la mayoría de personas no ven.

– Tarotistas

Muy populares en los últimos años a raíz de la televisión y de internet, las personas que leen el tarot interpretan signos a través de las cartas.

– Quiromantes

Se basa en la lectura de las líneas que tenemos en las palmas de las manos. Según estas enseñanzas, la mano izquierda muestra la herencia con la que llegamos al planeta y la derecha nuestro desarrollo en esta vida.

– Médiums

Para la persona que de verdad tiene desarrollada la capacidad mediúmnica es una virtud que suele poner al servicio de los demás de forma altruista. Consiste en la habilidad de la comunicación con el mundo espiritual. Quizás el caso más conocido en el mundo sea el del médium brasileño Xico Xavier.

Personalmente he conocido algunos de ellos y sus revelaciones trascienden la lógica o el sentido común, ya que pueden dar mensajes que resultan imposibles de conocer a no ser que provengan de otras realidades.

– Numerólogos

Quizás es de las mancias menos conocidas. Se basa en la vibración que poseen cada uno de los números y su relación en nuestra vida.

¿Y tú has consultado alguna vez a un futurólogo?

Share

Dejar una opinión