Vídeo: La motivación empresarial

publicado en: negocios | 0

 

Por más años que lleve en el campo de la formación de emprendedores y empresarios, no dejo de sorprenderme al ver la cantidad de prejuicios y confusiones que existen en el campo de la motivación. Cuando hablamos de la motivación empresarial o profesional hay que tener muy claro en primer lugar que significa estar motivado.

[kad_youtube url=”https://youtu.be/7bEEhdtNfes” width=500 height=300 maxwidth=500 ]

SUSCRÍBETE AQUÍ A MI CANAL DE VÍDEOS

Los seres humanos somos seres emocionales y ya sabes que son nuestros sentimientos y emociones los que guían y condicionan gran parte de nuestras decisiones y acciones en el día a día.

Para realizar cualquier acto en tu vida necesitas un motivo. Da igual que sea algo que te apasione o algo que odies. Siempre actúas por un motivo, seas consciente de ello o no.

Pero no neguemos la evidencia, de forma habitual las personas no se sienten “motivadas”. Esto es algo que compruebo a diario y si no fuera así, personas como yo no tendríamos trabajo 🙂

¿Pero qué es tener motivación empresarial?

Cuando tenemos altos niveles de energía, estamos focalizados y con entusiasmo por lograr una meta, decimos de forma corriente que nos sentimos motivados.

Se considera que debemos realizar un esfuerzo o adquirir “algo” externo para lograr motivarnos, pero eso ocurre porque se tiende a confundir lo que significa realmente estar motivado.

Cualquier acto que realices te motiva por:

1- Evitar un dolor o una pérdida

2- Conseguir un beneficio o placer

Puedes darle las vueltas que quieras, pero todo se resume a eso.

Si de forma natural en el mundo empresarial las personas andan desmotivadas, apáticas, carentes de rumbo, objetivos y propósitos de vida, es simplemente porque no han definido su motivo. Dicho en lenguaje de marketing, no han especificado su “por qué” o su “deseo”.

Las motivaciones por evitar una pérdida, son las que impulsan a la mayoría de personas. Actúan por el miedo a lo que ocurriría si no actuasen. De esta forma no van a trabajar a diario porque sea algo que les entusiasme, sino porque ello les sirve para pagar sus cuentas a fin de mes.

Cuando lo que realizas no te aporta un beneficio intrínseco, sino que es el medio para lograr lo que de verdad deseas, es muy difícil estar motivado.

En cambio cuando en tu día a día estás disfrutando de tu actividad, centrándote de lleno en el presente y viviéndolo con plenitud, es mucho más sencillo estarlo y lograr además tus objetivos y metas de forma natural.

Esta es otra característica que a menudo es olvidada, ya que se confunde la verdadera motivación empresarial con la exaltación emocional. Para entender de forma simple este concepto es lo que llamamos el efecto del “champán”, mucha efervescencia inicial, pero pasados unos segundos se desvanece como la espuma.

De esta forma muchas personas dicen estar “muy motivadas” un viernes y el lunes siguiente se encuentran desmotivadas.

La carencia de una creencia poderosa en las propias capacidades y la falta de una planificación adecuada, también produce que la motivación sea algo pasajero para la mayoría de personas y de este modo deban siempre buscar estímulos externos para permanecer motivados.

Cuando la motivación es inducida por terceros, tampoco suele ser muy duradera. Sólo el tomar conciencia de las cosas que realmente deseamos en la vida y del por qué las deseamos, nos hace permanecer con el enfoque adecuado y la motivación natural que absolutamente todos podemos desarrollar para ofrecer la mejor versión de nosotros mismos.

[kad_youtube url=”https://youtu.be/c6_6GEAi3fM” width=500 height=300 maxwidth=500 ]

 

SUSCRÍBETE A MI CANAL DE VÍDEOS

 

 

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.