Lograr metas, este es tu enemigo nº 1

publicado en: objetivos y metas | 1

En los cursos para lograr metas, las personas suelen requerir mi ayuda para mejorar lo que consideran les está impidiendo alcanzar el éxito. Es común que me pidan ayuda para mejorar su comunicación en las ventas, su disciplina, su planificación, su motivación, su focalización. Y obviamente yo no digo que todos estos aspectos no sean importantes, por supuesto que lo son. Pero por encima de todos ellos, hay algo muchísimo más importante, algo que si no lo tienes te va impedir lograr tus propósitos por muchos conocimientos, dones y talentos que poseas.

Este aspecto es el nº 1 de tus enemigos para lograr metas.

Cuando te propones cualquier reto en tu vida, sin importar que sea en el ámbito personal o profesional, hay un punto crucial en el que debes depositar tu enfoque de manera prioritaria. Sin este ingrediente tu receta para el éxito resultará fallida.

Este aspecto es la creencia en tu propio éxito.

A nivel espiritual le llamamos fe, pero no importa la palabra con la cual tu quieras denominarla. Lo importante es que si no estás plenamente convencido de la consecución de tus propósitos, eso condiciona de manera negativa todo el desarrollo de los mismos.

A menudo nos esforzamos duramente por alcanzar nuestras metas, volcando toda nuestra energía y tiempo, sin ser conscientes que nosotros mismos estamos creando internamente un gran boicot con nuestra actuación mental.

Hoy en día sabemos que la actitud con c, resulta fundamental para encarar con expectativas satisfactorias cualquier reto, pero no solemos apreciar que esta predisposición solo suele ser tenida en cuenta en la faceta externa y de este modo asociamos una actitud adecuada a la persona que se vuelca, que se entrega, que no escatima esfuerzos y viendo su compromiso solemos asociarlo al éxito.

Estos son ingredientes importantes, pero sin el ingrediente fundamental, no lo podremos lograr.

Si no existe una profunda convicción en la esfera interna de la persona, los esfuerzos manifestados en tareas o actividades externas, son infructuosos.

Hoy en día veo como en el mundo empresarial, se ponen ciertos vocablos de moda que todo el mundo repite como loros, sin comprender realmente su verdadero significado y su trascendencia. Un ejemplo de ello es la denominada gestión del talento. ¿Suena precioso verdad?

Pues has de saber que en mi vida he conocido infinidad de personas talentosas, cuyos dones, habilidades y conocimientos, a pesar de que han sido bien explotados o gestionados, no les ha permitido lograr sus metas.

De forma práctica todo esto corresponde a la faceta externa del ser humano donde debemos actuar, pero sin unos cimientos sólidos, sin una construcción firme y poderosa, sin una base adecuada, no es posible levantar ningún edificio. Y tu construcción de la persona en la que deseas convertirte funciona análogamente para lograr metas.

Si un ser humano no desarrolla las acciones sin esta creencia o convicción interna, está realizando una construcción sobre arenas movedizas.

El reforzamiento del Ser es por tanto donde debemos poner nuestro empeño, ya queél constituye el mejor baluarte para cualquier proyecto a emprender.

Aumentar tu confianza y seguridad personal, es el primer paso para elevar tu pensamiento y vivir en un estado de conciencia del Ser que pueda catapultarte a mayores retos y logros en tu vida, sabiendo que en la medida que te conectas mental y emocionalmente con tus deseos, los materializas en tu vida.

Si realmente crees que tu deseo es para ti, si realmente te ves teniéndolo, si verdaderamente te ves merecedor de él y disfrutándolo, entonces energéticamente, vibratoriamente te estás igualando a él y de forma ineludible debes tenerlo.

Eres tu mismo el único que puede negarte tu éxito y eres tú mismo el único que puede negartelo. Eres el rey de tu mundo, quizás creas que no tienes libertad de acción, que tu realidad se encuentra encadena a un montón de circunstancias que no deseas, quizás ni siquiera sepas por donde empezar para transformar tu vida, pero si es así, debes saber

que absolutamente nadie puede pensar por ti. Tú eres el dueño de tus pensamientos y si te disciplinas para enfocarlos de manera unilateral hacia el cumplimiento de tus deseos, verás obrar maravillas en lo que denominas tu realidad. Pues la manifestación externa es tan sólo el reflejo de todo lo que albergas en tu estado de conciencia, creado principalmente por el cúmulo de pensamientos y emociones que sostienes de forma predominante.

¿Cómo te ves a ti mismo? Como el artífice de tu vida y triunfador o como hoja en medio del mar que se tambalea de un lado a otro azotado por las olas y las tormentas, sintiendose tan sólo una víctima.

Es tu decisión y nadie puede tomarla por ti. Vigila bien que decides porque con ella creas tu futuro inmediato.

Debo decirte que en esencia tú ya eres un ganador y si a día de hoy no te ves asi, si actualmente no puedes sentirlo así, trabaja tu mundo interior para deshacerte de todos esos patrones de limitación, miedos, dudas y carencias que están oponiendo resistencias en tu vida e impidiendo expresar tu máximo

potencial. Este es un trabajo que requiere entrenamiento diario para esculpirte según desees y ya sabes que esta labor depende única y exclusivamente de ti.

Share

Una respuesta

  1. Alvaro Peña Moreno

    Muy importante e interesante, gracias

Dejar una opinión