El poder de la imaginación

publicado en: pensamientos | 2

imaginación al poder

Una de las capacidades más importantes que tenemos las personas es la de imaginar. En la etapa infantil nos deleitamos muchísimo con ello y no ponemos límite a lo que podemos crear en nuestra mente, pero al crecer son muchas las personas que dejan de ejercitarla para pasar únicamente a enfocarse en “la realidad”.

No podemos olvidar que todo aquello que observas de forma tan continua en lo que denominas tu realidad ha sido alguna vez imaginado. Todo, absolutamente todo lo que en algún momento ha existido como realidad física, sólo ha podido materializarse porque previamente alguien lo imaginó.

Si las vidas de las personas no sufren apenas diferenciación o  lo hacen de forma muy lenta, es porque estas no hacen uso consciente del enorme poder de su imaginación.

Con la equivocada idea de comportarse como personas adultas, responsables y realistas, la mayoría de humanos siguen observando a diario circunstancias que experimentan en sus vidas y en consecuencia esa misma fijación en la realidad que observan de forma repetitiva sigue manifestando sus siguientes experiencias.

Cualquier cambio que deseas obtener en tu vida debes primero crearlo en la esfera mental, es decir, imaginarlo. Esto es muy sencillo de comprender, pero si estás habituado a deambular o ir tirando por la vida, en vez de crear conscientemente lo que deseas vivir, no te será tan sencillo de implantar en tu rutina de vida.

Muchas personas me preguntan si la imaginación y la visualización es lo mismo y aunque en esencia si lo es, quiero mencionarte algunos matices que las diferencian.

Cuando se realizan visualizaciones normalmente se tiende a crear imágenes mentales que ya observamos o que hemos vivido, En cambio la imaginación supone un avance en el proceso creativo porque nos aporta la posibilidad de conjugar o mezclar diversos aspectos, para crear una nueva realidad que nunca hemos experimentado. Imaginar supone superar los límites mentales que nos hemos autoimpuesto y pasar a constituir un nuevo escenario donde todo es posible y en el cual somos los artífices de esa creación.

Por supuesto siempre estás imaginando, lo que ocurre es que muchas veces las personas imaginan cosas que les desagradan o que no desean que sucedan. De este modo podríamos decir que hay una imaginación  destructiva o negativa y otra creativa que es la que nos interesa, puesto que está en sintonia de nuestro bienestar y de todo aquello que sí deseamos.

Además la imaginación nos ayuda a fijarnos nuevos retos y objetivos en la vida, creando nuevas redes neuronales en nuestro cerebro que constituye la mejor forma de mantener nuestra mente en forma. Cuanto más ejercitas tu capacidad imaginativa, más fácilmente se te ocurren nuevas ideas.

Te recuerdo que en esencia tu cerebro no distingue entre imágenes “reales” y las imaginadas, por lo cual toda idea que a través de la repetición llega a instalarse en tu conciencia tenderá a manifestarse en lo que llamas tu realidad.

En psicología práctica además está demostrado que en las épocas de crisis ya sean personales o profesionales, la imaginación es la mejor herramienta para empezar a crear nuevas situaciones que puedan transformar tus experiencias actuales para pasar a tener otras más en la línea de lo que deseas.

Imaginar consiste tanto en pensar cosas distintas, como en pensar en las mismas cosas de forma diferente a como lo vienes haciendo hasta ahora. Si usas tu imaginación de forma inteligente y posteriormente pasas a la acción tendrás la evidencia del poder personal que siempre está a tu disposición para crear la vida que deseas.

Share

2 Respuestas

  1. como siempre genial! 🙂

Dejar una opinión