LA ESCALERA DEL APRENDIZAJE

publicado en: objetivos y metas | 0

[kad_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=3hf2GSZT3_E&feature=youtu.be” width=400 height=200 ]

¿De cuántas formas se puede aprender? ¿Cuál es la mejor manera para lograr dominar cualquier tema?

Hasta el siglo XIX, la mayoría de personas no podían acceder al conocimiento y este era exclusivamente encerrado en bibliotecas y reservado a los privilegiados, pero hoy en día cuando nos proponemos aprender cualquier cosa que desconocemos, gracias a la tecnología tenemos a nuestra disposición diversos métodos y sistemas que nos abren un mundo de posibilidades y en ocasiones hasta sin salir de casa.

Cuando tenemos el objetivo de aprender algo, existen muchas vías, pero solemos confundir la información con el conocimiento. Este solo puede venir al dominar una materia y a ese dominio se llega únicamente con la práctica correcta continuada. Recuerda que hay un abismo entre conocer, saber y saber hacer.

Aunque todo paso es bueno en la escalera del aprendizaje, conviene saber qué puedes encontrarte en cada peldaño de ella. En este post y basándome en mi experiencia con los distintos sistemas formativos que existen actualmente, voy a explicarte cada uno de ellos para ver sus pros y sus contras.

5 peldaños en la escalera del aprendizaje

1- Buscadores

Los señores Google, Yahoo, Youtube y compañía, nos pueden ser muy útiles cuando buscamos conocer cualquier cosa. Son gratuitos y de acceso inmediato, por lo que resultan muy utilizados. Los inconvenientes son que sólo nos ofrecen información muy general sobre la mayoría de temáticas y otro punto que a veces se olvida, es que nunca sabes de quien proviene la información.

Internet es una gran herramienta y al ser masiva hay que tener en cuenta que cualquier persona puede escribir y que la información nunca sabes hasta que punto es veraz o contrastada.

Te pongo como ejemplo lo que ocurre en el sector del desarrollo personal, hay muchas personas que no tienen ninguna experiencia práctica en la ayuda profesional a otros y suben artículos y vídeos que son simplemente un “corta y pega”, con información recopilada de otros autores.

Es una vía adecuada para aquel que desea tener información básica sobre cualquier temática, pero que carece del rigor, la estructura y la profundidad del contenido en muchas áreas.

Puede servirte si también deseas ser autodidacta y tienes la disciplina para ello.

2- Cursos gratuitos

Aquí ya empezamos a subir un escalón. Tampoco tienes coste y cualquier curso mínimamente organizado, podrá ofrecerte grandes ventajas respecto a un post o un vídeo, pero la desventaja principal de la mayoría de ellos es que suelen ser de baja calidad.

Como profesional del sector de la formación, cuando busco un curso para mí lo más importante es quien es el profesor y es evidente que en los cursos gratuitos incluso llegan a ofrecerse sin mencionar a su autor. El motivo es que en muchos casos también se realiza la copia de otros materiales o quien lo ha diseñado no tiene demasiada relevancia.

Piensa que ningún buen profesional trabaja gratis y en la formación gratuito suele ser sinónimo de malo.

Además existe otro componente psicológico que produce que no se aprenda demasiado en este tipo de cursos y es que al ser gratis el alumno no suele valorarlos. No apreciamos lo que no nos cuesta un precio.

Está más que demostrado que si te dan un curso gratis no existe la misma motivación, la prueba la tienes en la cantidad de cursos sin coste que ofrece el estado y que se cancelan por falta de asistencia o en la formación bonificada para empresas que casi el 40% de compañías no aprovechan.

Los recomiendo como medida de urgencia, pero por poco que puedas debes subir al siguiente nivel.

3- Libros

Lo confieso, soy un enamorado de ellos. Suelo leer como mínimo 2 al mes. Es otra forma económica de acercarte al conocimiento, yo los prefiero en papel (coste medio 15 euros), pero también los tienes en digital (coste medio 5 euros),  con un plus añadido muy importante, sus autores suelen hablar desde la experiencia.

Otra ventaja es que suelen profundizar mucho más que los anteriores métodos y que su estructura y contenido suelen ser mejores. La parte negativa es que si tienes dudas te quedarás con ellas y que como la mayoría de personas no tienen disciplina (perdóname si no es tu caso), te aseguro que muy pocas ponen en práctica lo que han leído.

De este modo se convierten en recipientes de mucha información, pero que nunca aplican.

4- Cursos de pago

Si antes te comenté que lo gratis no se valora, aquí nos encontramos en el polo opuesto. Incluso a veces esto es aprovechado como estrategia de marketing y ciertos profesionales cobran mucho más que el precio medio de mercado, sólo para hacerse valer.

Las ventajas son disponer de un profesional al que puedes consultar todo lo que quieras y del que puedes aprender de primera mano gracias a su trayectoria real en el campo o sector que quieras desarrollarte. Elige siempre un profesor en el que confíes y asegúrate que sepa lo que tú deseas saber y que haya logrado lo que tú quieres lograr.

Actualmente tienes infinidad de cursos de este tipo vía online, con lo que ahorras dinero y tiempo, aunque personalmente prefiero los presenciales porque ofrecen la cercanía del contacto humano. Si no te resulta posible, la enseñanza es la misma y hay profesores geniales que sólo trabajan por internet con los conocidos cursos premium, en los que cuentas con tutoría en todo instante.

5- Programas o cursos personalizados

Sin lugar a dudas el plato estrella. Tanto si soy alumno o profesor es cuando más disfruto.

Y hablando de platos… Si yo quisiera aprender a cocinar y me fuera posible, ¿no sería genial que me enseñara Ferràn Adrià o Martín Berasategui?

Este sistema supone recibir clases particulares y adaptadas de forma específica a ti, por ello no puede compararse a ninguno de los otros métodos. La ventaja principal además de la atención que recibes como alumno, es que el profesor se asegura de que cumplas con lo pactado y esa es la verdadera enseñanza y aprendizaje: que llegues a dominar esa temática.

Del mismo modo que en el coaching, supone pasar del punto A, al punto B.

Con los demás métodos lo que ocurre es que no se practica, en cambio aquí es como estar en el gimnasio con un entrenador personal que está al lado tuyo mientras tú haces flexiones o un profesor de idiomas particular. Te motiva, aconseja, supervisa, corrige y lo más importante él lleva años haciéndolo y enseñando a otros también y no te deja hasta que has logrado tu objetivo.

Cada profesional tiene su sistema, algunos trabajan también con sesiones vip de forma personalizada, pero en cualquier caso en este tipo de trabajo el éxito está asegurado porque habla la voz de la experiencia y te enseñan de forma práctica y real, alejado de las teorías que suelen abundar en los otros sistemas.

Obviamente estos cursos sólo son para personas realmente comprometidas en dedicar dinero, tiempo y esfuerzo en lograr lo que desean. Como profesor, este tipo de alumnos son los que me demuestran que de verdad quieren aprender y como alumno, ha sido por supuesto con los cursos que más provecho he obtenido, a pesar de que incluso en algunos he llegado a gastarme más de 10.000 euros, han valido la pena, porque luego he podido rentabilizarlos en mi vida personal y en mis negocios.

¿Qué sistemas prefieres tú para aprender? ¿Te cuesta subir la escalera del aprendizaje?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.