7 errores comunes en entrevistas de trabajo

publicado en: actitud | 0

7 errores comunes en entrevistas de trabajo

En ocasiones encontrar una buena oferta laboral puede resultar complicado y cuando por fin aparece la ocasión para acudir a una entrevista de selección interesante, debemos prestar mucha atención a nuestra actitud, pues sólo tenemos una oportunidad para dar una buena primera impresión.

Existen una serie de errores comunes en entrevistas de trabajo en cuanto a la actitud y predisposición, que pueden tirar por tierra el mejor de los cv, pues si los cometes todo lo demás quedará sin sentido.

En mis primeros años como empresario, personalmente me dedicaba a esta labor de selección de personal y aunque te parezca increíble algunos de estos comportamientos que te muestro a continuación los he visto en ciertos candidatos y sirvieron para que tomara la decisión inmediata de no contratarlos para mi negocio.

7 errores comunes en entrevistas de trabajo

1- Presentarse mal vestido o sucio

Tu imagen física es lo primero que verán de ti, por eso aunque cada persona tiene sus propios gustos en el vestir, el sentido común te dirá cual es la vestimenta adecuada en función de la entrevista. Para un puesto de comercial o ejecutivo el hombre debería acudir con traje y la mujer hacerlo con traje-chaqueta, o al menos falda o pantalón de vestir. En el caso de las mujeres no confundir el ir guapa o atractiva con mostrarse provocativa. Para puestos de trabajo de otro orden se admiten los vaqueros o un polo, pero siempre dentro de un orden de pulcritud.

Por descontado no debes descuidar la limpieza personal, recuerdo haber recibido personas sucias, con mal aliento o sus ropas sin lavar.

2- No comunicarse bien

No me refiero a que tengas que ser un experto orador, pero al menos debes seguir las normas básicas para una correcta comunicación, como estrechar con firmeza la mano del entrevistador, mirar a los ojos sin fijar tu vista en otros sitios y mantener una postura erguida en la silla. Todo esto hará que antes de empezar a hablar ya tengas puntos a tu favor. Respecto al lenguaje cuídalo y exprésate con la máxima educación.

Recuerdo personas que en vez de sentarse, se tumbaban en la silla, no hace falta decirte el tiempo que duró la sesión, ¿verdad?

3- Tener el móvil o celular conectado

Es una de las normas básicas de educación ante cualquier entrevista y mucho más en una en la que estás buscando empleo. Aunque no te lo creas son muchas las personas que además de no desconectarlo, ¡contestan las llamadas en plena conversación! Lo siguiente que hará el entrevistador será acompañarte hasta la puerta.

4- Hablar muy poco o demasiado

Tan malo es pasarse como quedarse corto. No contestes con monosílabos, pero tampoco hagas un discurso tras cada pregunta del entrevistador. El término medio siempre es el adecuado, porque darás la impresión de ser ameno y a la vez concreto.

5- Criticar a tu anterior empresa o jefes

Puede que tengas todos los motivos del mundo para hacerlo, pero causarás muy mala impresión si te centras en las quejas y negatividades del pasado. Si te preguntan por qué dejaste tu anterior empleo siempre es mejor decir que no te renovaron sin más y en el caso de que hubieras sido tú el que marchó por voluntad propia, es más inteligente decir que buscas oportunidades de mayor crecimiento. La crítica a los demás, nunca sumará puntos a tu favor.

6- Mentir 

Si sabes los requisitos del puesto de trabajo intenta adaptarte a él, pero nunca mientas. Si te pillan en una contradicción, estás muerto. No falsees tu currículum ni inventes cualidades o conocimientos que todavía no tienes. Un buen entrevistador valorará mucho más tu sinceridad y actitud de mejora y superación que un currículum inflado que a poco que investigue se caerá a pedazos.

7- Quedarte en blanco o hablar de cosas innecesarias

Debes ceñirte únicamente a lo que te pregunten y si no conoces la respuesta a algo, ser sincero y admitirlo, pero nunca estés dudando en contestar algo que realmente no sabes. Del mismo modo tampoco entres en detalles personales o experiencias pasadas que no te han requerido. El entrevistador no quiere conocer la historia de tu vida.

Para acabar te comento dos experiencias muy sorprendentes que tuve la ocasión de vivir personalmente. Hace ya más de 15 años que sucedieron y todavía las recuerdo, porque tal como dice el refranero popular, “la realidad supera a la ficción”:

Un individuo se presentó en mi despacho con un currículum donde mostraba sus estudios y experiencia, pero en el que los datos de residencia estaban en blanco. Cuando le pregunté dónde vivía se quedo pensativo por unos segundos y me respondió… “vaya, ¿quiere usted creerme que ahora no lo recuerdo?”

En otra ocasión una señorita acudió a nuestra entrevista y resultó que su anterior empresa era del mismo sector que el nuestro, por lo que le pregunté el motivo de su marcha. Me respondió que había estado de baja laboral por una intervención médica y que posteriormente la despidieron. Me hubiera bastado con esa respuesta, pero no contenta con ello se levantó la blusa mostrándome el sujetador y sus enormes pechos diciéndome: “mire, me los operé porque antes todavía los tenía más grandes”.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.