Como hacer afirmaciones efectivas

publicado en: pensamientos, poder mental | 2

[kad_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=AKuF_J_5ok8″ width=400 height=200 ]

 

La palabra hablada tiene mucho poder porque refuerza la creación mental. Además de lo que decimos, nuestro tono y volumen de voz suele indicar cuál es nuestro estado emocional. De este modo nos resulta sencillo captar cómo se sienten las demás personas en función de cómo hablan y si nos analizamos también podremos verlo en nosotros mismos.

A pesar de este poder, podemos utilizar las palabras sin que estas tengan el más mínimo efecto si no van acompañadas del sentimiento afín. El hecho de que le digas a alguien “estoy bien”, no significa que sea cierto, a menos que internamente te sientas así. Es decir, podemos verbalizar algo que no sentimos, pero si lo hacemos de este modo no haremos afirmaciones efectivas.

A lo largo de un día hablamos o verbalizamos muchísimos de nuestros pensamientos, tanto para decretar cosas que queremos como para las que no nos gustan. Cada vez que hablas de las cosas que no te hacen sentir bien, estás manteniéndote desconectado de tu bienestar y muchas personas llevan tanto tiempo comportándose así que han constituido un hábito que insconscientemente consideran que es normal, ya que están acostumbrados a expresar malestar, enojo y disgusto cuando no tienen las experiencias deseadas.

Una de las mejores formas de eliminar este diálogo, es enfocarte en verbalizar lo que sí deseas y es ahí donde las afirmaciones pueden ayudarte de forma poderosa. Una afirmación es una frase o decreto que decimos de forma consciente para apoyar lo que deseamos crear en nuestra vida.

4 claves para realizar afirmaciones efectivas

Para que nos resulten útiles, las afirmaciones siempre deben hacerse:

1- En tiempo presente

2- Expresando sólo lo que deseamos

3- Creyendo que es cierto

4- Sintonizándonos con ese sentimiento

Si actualmente no estás ganando el dinero que deseas, seguro que ansías ganar más, pero no es lo mismo decir “estoy harto de ganar esta miseria”, que afirmar “estoy ganando el dinero que merezco y me hace feliz”, o “me siento agradecido por la gran cantidad de dinero que me llega”. Escucha a las personas y comprobarás que la mayoría de ellas suelen usar las frases de lo que no quieren ver en su vida. Tienen muy claro que su experiencia no es la que desean, pero si sus pensamientos y palabras se centran en ello, eso no puede cambiar. Por ello, debemos siempre realizar las afirmaciones centrándonos en lo que queremos vivir y no en lo que estamos viviendo o en lo que deseamos evitar.

Cuando estamos viviendo la situación que deseamos, entonces sí podemos realizar afirmaciones de esas mismas situaciones y de este modo el bienestar prosigue en nuestra vida, pero si deseamos cambiar las experiencias debemos cambiar nuestro diálogo interno y nuestras verbalizaciones. Puede que te preguntes que si una de las condiciones para que las afirmaciones sean efectivas es que nos creamos que lo son y sí tú no tienes esa creencia no sepas como hacerlo.

Te recuerdo que tu mente no distingue entre lo real y lo imaginado, pero tú si lo haces y de esta forma, internamente te saboteas, decretando lo posible y lo imposible para ti mismo. Te muestro un ejemplo basado en numerosos casos reales que he vivido con clientes y alumnos de mis cursos:

Imagina que ahora ganas 2.000 dólares al mes y eso no es lo que deseas. Necesitas más dinero y el ser consciente de que tienes poco, te hace pensar continuamente en ello y hace que sigas enfocándote en la carencia de dinero. Te gustaría ganar 5.000 dólares mensuales, ese es tu deseo, pero resulta que realmente no te crees que puedas hacerlo. Puedes decir que nunca lo has ganado, que eso no forma parte de tu experiencia, que hay pocas personas que lo ganen, qué no sabes cómo podrías ganarlo y todo tipo de justificaciones lógicas.

Llegados a este punto las personas dicen: ¿Pero cómo voy a hacer afirmaciones efectivas si realmente no me creo que pueda ganar los 5.000 dólares al mes? ¿No me estoy engañando a mí mismo? ¿No estoy fingiendo?

Estas personas tienen toda la razón, pero todavía no han advertido cómo se crea su experiencia. No importa si tu deseo es ganar 5.000, 10.000 o 1.000.000 dólares, si no crees que puedas ganarlo no es tanto porque no lo hayas ganado antes, no es porque no creas en ti, no es porque no sepas cómo ganarlo. La razón fundamental es porque no te ves ganándolo. No has creado esas imágenes en tu mente y en consecuencia no puedes tener la creencia.

Tienes que verlo o imaginarlo antes. Como la mayoría de personas sí que han imaginado que pueden ganar 1.000 o 2.000 dólares, eso es lo que reciben y cuantas más personas imaginan lo mismo, más fácil es que se sumen otras personas a sus mismos pensamientos, potenciando una creencia general.

Uno de los mayores obstáculos que tienen las personas a la hora de realizar las afirmaciones es estar pendientes de lo que piensan y hacen los demás, porque inconscientemente se preguntan ¿esto que deseo es normal o fácil de alcanzar? ¿lo consigue mucha gente? y frases similares que siembran la duda en sus mentes, pero te aseguro que la acción de terceros no tiene el menor efecto sobre ti, a menos que tú te sintonizes con esa vibración. Por difícil o negativa que te resulte tu situación presente, tampoco tiene ninguna importancia lo que esté ocurriendo en tu experiencia actual, a menos que tú sigas centrándote en ello. Lo verdaderamente importante es donde estás poniendo tu atención en este instante, porque este es el lugar de donde partes y el que actuará como un imán poderoso para atraer las nuevas experiencias a tu vida, sin importar lo que haya sucedido antes.

Recuerda que tu subconsciente vive en el presente y se impresiona con la repetición. Cuanto más te enfoques deliberadamente en lo que deseas, con calma y confianza, más fácilmente instalará esas nuevas ideas en tu mente. Es sólo cuestión de tiempo que las nuevas experiencias se manifiesten en tu vida si te mantienes enfocado en única y exclusivamente en tus deseos.

Share

2 Respuestas

  1. Jaume

    Gracias por tus palabras Alex. Desde que asistí a una de tus sesiones, mi vida a mejorado. La puesta en acción de tus experiencias y saber, me ha hecho crecer en todos los sentidos. Un cordial saludo

    • Alex Arroyo

      Muchas gracias a ti Jaume, me alegro mucho de tus progresos. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.