¿Cómo percibes tu realidad?

publicado en: desarrollo personal | 0

cómo percibes tu realidad

¿Qué percepción tienes de ti mismo y del mundo que te rodea? ¿Cómo percibes tu realidad? Ya sabes que la diferencia fundamental entre las personas exitosas y las que no lo son es lo que albergan en su esfera interna. A pesar de que esto es conocido por muchos, siguen siendo pocos las que toman responsabilidad de este hecho y actúan en consecuencia.

A lo que tú prestas atención en cada instante, es lo que ves crecer en tu vida. Como la mayoría de personas de forma habitual hablan, observan y piensan en cosas que les desagradan tanto de sí mismos como de los demás, eso es lo que sigue manifestándose en su experiencia o realidad.

Pero debemos entender que la realidad se divide en dos partes:

  • La perceptiva
  • La absoluta

La primera es aquella parte limitada desde la que observamos las cosas y por tanto siempre está basada en nuestra perspectiva, ofrecida por nuestros sentidos.

En la “realidad” de la percepción cada persona “ve” cosas diferentes a pesar de que todos puedan estar observando lo mismo, porque siempre es el punto de vista parcial y limitado el que observa.

La segunda realidad es aquella parte objetiva e invariable que está regida por principios universales y que por tanto no están condicionados por la realidad perceptiva.

Si te focalizas en la realidad absoluta tú puedes crear la vida que deseas, mientras que focalizado en la realidad perceptiva estarás sumido en el caos sin ejercer ningún control sobre tu experiencia y siempre estarás esforzándote en la esfera de la actuación externa sin comprender como se desarrolla el proceso de creación.

No es necesario que sepas que es lo que hace posible que la electricidad llegue a tu casa, para que puedas beneficiarte de ella, del mismo modo que no necesitas comprender el complejo funcionamiento de las leyes universales para fluir con ellas.

Además, si trabajas con la realidad absoluta puedes liberarte de una enorme carga, ya que sabes que hay un poder o fuerza universal que trabaja en tu propio beneficio siempre y cuando estés en sintonía con ella.

La realidad subjetiva o perceptiva usa la parte consciente de tu cerebro, la cual está estimada entre un 5% y un 10% de tu capacidad. Mientras que el 90% restante está en la parte inconsciente.

Por si este dato no es suficientemente revelador, la información que puede procesar la mente inconsciente por segundo, es diez millones de veces superior a la de la mente consciente.

¿Cuál es el problema entonces?

Como seres humanos que vivimos en un universo físico estamos plenamente orientados a lo exterior a través de nuestros 5 sentidos y de eso se encarga nuestra mente perceptiva. En cambio nuestras creencias y emociones que son el motor de nuestra vida pasan desapercibidas la mayor parte de las veces porque estamos distraídos mirando hacia “afuera”.

Además cada percepción sostenida en el tiempo de forma repetitiva, acaba pasando también a tu inconsciente, haciéndolo cada vez mayor.

Como la mayoría de personas suelen poner su foco únicamente en aquellas cosas que observan de su realidad actual, esa percepción es la que suele seguir manifestándose y de este modo sus vidas no cambian o en caso de que lo hagan será de una forma muy poco diferente y además muy lentamente.

Sólo el enfoque en una realidad distinta de la que tradicionalmente has estado observando puede traer a la experiencia cambios importantes a tu vida. La clave consiste en invertir los procesos, mientras hasta ahora probablemente habrás estado centrado en lo manifestado, en adelante deberás hacerlo en lo que todavía no lo es, para que llegue a serlo.

Invierte diariamente un tiempo específico a Imaginar lo que todavía no es, sentir lo que todavía no es, ver lo que todavía no es y hablar de lo que todavía no es.

Es muy sencillo comprender este principio de creación, pero sólo la práctica continuada te dará la maestría para realizarlo en tu vida de manera ordinaria y cuando lo hagas tu deseo y creencia se verán enormemente reforzados por tu propia actuación.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.