Cómo montar un negocio de coaching

publicado en: coaching | 0

No olvides suscribirte a mi canal: http://goo.gl/g4lros

Cuáles son los requisitos para montar un negocio de coaching, qué aspectos legales hay que contemplar, si se puede vivir bien siendo coach y preguntas similares las suelo recibir frecuentemente, así que para dar respuesta a todas esas inquietudes, hoy me he decidido a hacer este post.

Es evidente que el mundo de la consultoría y el coaching han experimentado un gran auge en los últimos años, pero aún así siguen estando rodeados de infinidad de prejuicios.

Si te gusta la relación humana, ayudar a otros a lograr sus metas y crecer tú en el proceso, quizás esta pueda ser tu profesión.

Vamos a ver las dudas habituales:

¿Hay que estar titulado para ejercer de coach?

No. Del mismo modo que para ejercer otras profesiones tampoco lo necesitas. Es el ejemplo del periodista, ya que no es imprescindible tener la titulación de Licenciado en Periodismo. Si tienes formación académica mucho mejor, pero donde realmente se aprende es en el campo de batalla.

Al producirse la explosión de cursos de coaching, se hizo necesaria cierta regulación y diversos entes ofrecen las certificaciones internacionales. Otra cosa es como en la práctica trabaja cada cual.

Personalmente mi formación siempre ha sido auto-didacta y debes tener claro que tu cliente o coachee lo que quiere no es ver tu diploma en la pared ni tus conocimientos teóricos, sino solventar sus problemas y que tú puedas ayudarle en el proceso.

Hoy día hay infinidad de escuelas de negocios que forman en coaching y ofrecen certificaciones, masters, etc.

También puedes elegir entre una gran diversidad de especialidades, que sería una de las primeras cuestiones a definir en caso de que te decidas a ser coach.

Las más habituales son:

Coaching ejecutivo

Coaching de vida o personal

Coaching empresarial

Coaching familiar

Coaching de liderazgo

¿Cómo imparto mis servicios de coaching?

También aquí dispones de varias modalidades de trabajo:

– Coaching individual

Las sesiones se realizan one to one, existe mayor vínculo entre coach y coachee y suelen ser más aprovechadas ya que el cliente dispone de forma privada del coach y los resultados suelen ser más rápidos.

– Coaching grupal

Al coach le permite rentabilizar su tiempo, ya que puede reunir a varios clientes que tienen una misma meta y de este modo aumentar su productividad. El cliente tiene la ventaja de que este servicio es más económico y además de que se aprovecha del trabajo en grupo.

Respecto a la interactuación con el cliente también tienes opciones:

– Coaching presencial

Suele ser el habitual, se comparte el mismo espacio físico, donde el contacto humano entre ambas personas refuerza el proceso. Existen coaches que atienden en su propio despacho y otros que lo hacen in company o incluso en salas de hoteles.

– Coaching online

Son las sesiones en vivo pero que se realizan por internet, a través de skipe o hangouts. Oyes y ves a las personas, aunque no puedas tocarlas.

Este sistema que es el personalmente utilizo te permite llegar a más público, de forma más económica (ya que no hay que soportar gastos estructurales), no existe la limitación geográfica y se evitan los desplazamientos.

Trabajando tu negocio online, tu mercado es mundial.

– Coaching por email

En este caso las sesiones se realizan por entregas, como los tradicionales sistemas de aprendizaje por correspondencia. Le permite al cliente mayor flexibilidad en el proceso y por supuesto ahorrarse dinero, ya que es el medio más económico.

Respecto al coach necesita disponer de los materiales en formato electrónico y mucho más estructurados que en los otros sistemas.

¿Es rentable ser coach?

No creas que es todo de color de rosa, es un trabajo muy gratificante y que te llena de satisfacciones personales cuando ves que tus clientes logran sus objetivos, pero la nuestra es como toda profesión, hay gente que triunfa y otros que no.

Una cosa es ser coach y otra bien distinta tener un negocio de coaching. Ten claro que a no ser que tengas enchufes te costará introducirte en el sector, ya que la competencia es muy alta y cada vez más. A pesar de que hay muchísimas personas que nunca han hecho coaching, también es numerosa la población que no se lo plantea porque en ningún caso lo ve como una necesidad o prioridad para su vida.

Esta es una de las razones por las que tantas personas regalan sesiones de coaching, es su forma de captar el interés de los posibles clientes y de que algunos de ellos acaben haciendo las sesiones pagando. Respeto a quien trabaja de esta forma, pero yo nunca lo he hecho.

La parte buena es que siendo gratis atraes a mucha gente y obviamente un porcentaje siempre se convertirán en clientes reales, la parte mala es que corres el riesgo de que no te valoren en tu justa medida y de que el público que estés atrayendo no sea tu cliente ideal.

En los países latinos es complicado ganarse la vida con el coaching personal y el nicho de mercado más rentable suele ser el del coaching ejecutivo o profesional. En el ámbito de la empresa están mucho más receptivos a estos procesos que en la esfera privada.

Observa el número de empresas y profesionales liberales que existen y hazte esta pregunta, ¿no es factible tener al menos 10 clientes?. Si tienes en cuenta que tu mercado es mundial yo creo que es evidente que sí. Piensa que sólo en España existen cerca de 3 millones de profesionales autónomos, con lo cual solo necesitas una pequeña cuota de ese pastel para poder ganarte la vida decentemente.

Las tarifas que se manejan en el sector son muy dispares y seamos claros, no depende tanto de los conocimientos y experiencia del coach, como de lo bien que se lo haya montado. Los que han sabido introducirse en determinados ámbitos cobran más dinero por el simple hecho de tener popularidad o de trabajar con clientes de mayor nivel económico.

Si tienes alguna duda de ello, sólo debes observar el panorama nacional, donde ciertos “hijos de papá”, están mejor posicionados que el resto de profesionales.

Para que te hagas una idea en materia económica, los precios por una sesión de 1 hora van desde los 40 euros hasta los 250 euros. E incluso hay coaches que cobran por encima de esa tarifa. En cuanto a la duración de los procesos depende mucho del tipo de coaching y de los objetivos de cada persona.

Personalmente yo cobro 60 euros por sesión (por internet) y suelo trabajar con cada cliente un mínimo de 5 sesiones (una a la semana para los particulares), hasta los procesos de 3 meses para los emprendedores y directivos.

¿Qué te parece el coaching como modelo de negocio?

OTROS POSTS SOBRE COACHING

– 5 mentiras sobre el coaching

– Coaching para emprendedores

– Claves de éxito en el coaching 

– Diferencias entre Coaching y mentoring

– La transferencia en el Coaching

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.