Carácter y destino

[kad_youtube url=”https://www.youtube.com/watch?v=2DNqWfnMgX4″ width=400 height=200 ]

Resulta muy curioso observar la definición del carácter y destino que se tiene en función de la evolución personal y también de las diferentes culturas y creencias que existen en el planeta.

De forma general muchas personas creen que el destino es aquella dirección inmutable que ha de seguir nuestra vida y que por tanto no puede ser modificado a voluntad. Yo no estoy de acuerdo con esta opinión, pero aunque admitiera que ello puede ser cierto, les pregunto a esas personas ¿y quién establece esas condiciones y/o circunstancias que debes vivir?

Existen ciertas corrientes filosóficas y espirituales que hablan de la existencia del Karma, como el resultado de las acciones que uno mismo ha producido y que tarde o temprano deben causar efectos en quien las originó. Es la ley de la siembra y la cosecha. Desde esta perspectiva aunque uno deba experimentar en su destino hechos similares a los que creó, resulta igualmente obvio que es el propio individuo quien ha creado su propio destino.

Asumir que el destino puede estar bajo nuestro dominio es algo que a muchos no les interesa escuchar, ya que de este modo no pueden culpar a otros ni excusarse por los resultados que ellos mismos tienen. Existe una vinculación estrechísima entre tu carácter, lo que estás enfocando con tu atención consciente o inconsciente y tu destino, pero lo que suele ocurrir es que en la mayoría de ocasiones no te das cuenta de ello.

Las áreas en las que puedas crear tus experiencias son a través de tus:

* Pensamientos

* Sentimientos

* Palabras

* Acciones

Todas ellas están interconectadas y si piensas, sientes, hablas y actúas de forma consciente hacia lo que tú deseas manifestar en tu vida, podrás comprobar cómo también cosechas idénticos resultados.

El problema que suelen objetar las personas que no están de acuerdo con esto, es que aseguran que ellos no están creando lo que están experimentando, pero en mi experiencia he comprobado que esto se debe a 2 motivos principales:

1- Lo que están experimentando no tiene porque ser la creación inmediata que han creado, ya que del mismo modo que la acción de un boomerang, pueden estar viviendo lo que han generado mucho tiempo atrás. No hay nada que se manifieste de forma inmediata, del mismo modo que en un campo de cultivo los frutos tardan tiempo en aparecer.

2- También se experimentan cosas debido a que no se tiene pleno dominio de las 4 áreas creativas. Muchos están convencidos que son personas positivas o entusiastas, pero no se dan cuenta que cada vez que están sosteniendo pensamientos que no desean o cayendo en la crítica o condenación de otras personas de sí mismos, están atrayendo y potenciando para sí mismos esas circunstancias o cualidades que detestan. En otras ocasiones se verbaliza de forma externa la positividad, pero la atmósfera interior del individuo está llena de miedos, dudas, inseguridades, temor al futuro, etc. Incluso en otros momentos también se cometen actos que van en contra de los principios y valores de la persona, pero a fin de cuentas acaban realizándose y eso obviamente también genera sus consecuencias.

Tu estado mental y emocional. tu diálogo y tus hábitos de conducta son los que de forma paulatina han construído tu personalidad y a través de la mejora de esta, también puedes trazar un mejor proyecto de vida para ti mismo. Por ello carácter y destino van de la mano.

Con todo ello es como creamos nuestro destino. Cada paso que damos es la construcción de nuestro propio camino y con cada una de las decisiones que tomamos en todo instante respecto a qué pensamos, qué sentimos, qué decimos y qué hacemos nos estamos labrando prosperidad y éxito en nuestra vida o todo lo contrario.

Somos nosotros mismos quien debemos cuidar de nuestra propia creación sin juzgar, ni criticar la ajena, pues cada cual ya tiene bastante con su propio trabajo interior. Si además de la creación del destino individual de forma consciente, lográramos actuar para el bien común como sociedad, lograríamos crear un mejor futuro social. Para llegar ahí, el único camino es la evolución de cada uno de los seres humanos, pues personas mejores harán una sociedad mejor.

Share

Dejar una opinión