COMO APROVECHAR TU IMAGINACIÓN

publicado en: poder mental | 0

[kad_youtube url=”http://youtu.be/pDVcV4pEVX4″ ]

 

¿Qué diferencia crees que existe entre imaginar y pensar?

¿Cómo creas todas tus experiencias?

Aprovechar tu imaginación es el poder más grande con el que cuentas, pero ¡cuántas veces lo pasas por alto sin apreciar la libertad que te otorga!

El mero hecho de comprender que no puedes ejecutar ningún acto físico sin que intervenga el pensamiento, debería hacerte prestar atención a la grandiosa herramienta que se encuentra en tu mente.

Uno de los prejuicios que de forma mayoritaria observo en muchos de mis clientes es que cuando les planteo ejercicios de visualización creativa, creen que simplemente es un juego en el que dejan volar libremente su fantasía, pero que ello no tendrá consecuencias en su experiencia a la que llaman real.

Lo que casi nadie toma en cuenta es que la imaginación es la base sobre la que se sustentan todas sus vivencias. Cuando imaginas algo de forma vívida y le añades el sentimiento afín, pones en marcha el mecanismo de la creación. Esto lo haces a todas horas, llevas haciéndolo desde que naciste, sólo que la mayor parte del tiempo no eres plenamente consciente de ello.

De este modo, las personas observan los efectos sin percibir que también son los causantes.

Tu imaginación es el puente que te lleva desde tu presente hasta toda la potencialidad que existe en lo que denominas tu futuro. Por ello es una de las herramientas con la que más asiduamente trabajo tanto en mi vida personal, como en las sesiones de coaching con mis clientes.

Cualquier cosa que has conseguido en tu vida, fue creada primero a través de tu poder imaginativo. Si muchos no son conscientes de esta maravilla que tienen a su disposición es porque en su esfera interna construyen límites a lo que pueden hacer con ella. Su razonamiento es el siguiente: ” esto puedo hacerlo y esto es sólo una fantasía” , “esto es posible y esto otro no lo es”.

La imaginación es el primer eslabón con el que te fijas cualquier reto o meta en tu vida y es una capacidad que puede ser entrenada y dominada si te lo propones. Estás usándola siempre, para viajar al pasado o al futuro. Cuando lo haces para traer a tu mente experiencias del pasado pueden ocurrir 2 cosas:

– Que imagines sucesos que te hayan hecho sentir mal, con cualquiera de las emociones tóxicas o negativas

– Que imagines sucesos que evoquen bienestar y felicidad

El primero de los casos resulta absurdo, no puedes cambiar ese pasado y cada vez que te conectas con él, lo estás reviviendo emocionalmente y trayendo ese dolor al presente. Digamos que no es muy inteligente, ¿no crees?

El segundo de los supuestos es usar la imaginación para crear un sentimiento que te empodera y poder beneficiarte de él, para nuevas experiencias.

Del mismo modo que usas tu imaginación con eventos del pasado, puedes hacerlo con el potencial de sucesos que existen en el futuro y también eres tú el que eliges lo que deseas imaginar.

Lo que ocurre de forma común es que sólo unas pocas personas usan este poder de manera deliberada para construir la vida que desean, mientras que el resto y de forma inconsciente están imaginando sucesos basados en el miedo, las preocupaciones o las limitaciones que se autoimponen.

Pasos sencillos para aprovechar tu imaginación

Estos son algunos pasos que llevo practicando durante años y que te garantizo que te ayudarán a explotar toda tu imaginación si persistes en ellos y obviamente para usarla de forma constructiva:

1- Imagina en la mañana cómo quieres que discurra el día que comienza.

Imprímele todo el sentimiento que seas capaz. Nadie te obliga a pensar de determinada manera y qué mejor forma de empezar cada día, imaginando el día perfecto para ti.

2- Establece cada semana una meta que puedas cumplir al finalizarla.

No importa que al principio sean fáciles de lograr, pero fija objetivos que de lunes a domingo te lleven a superarte en algún área de tu vida. Como ejemplo, en mi blog me propuse escribir como mínimo cada día 1 artículo y te aseguro que lo hago, porque de no ser así no me estarías leyendo [icon icon=icon-smile size=14px color=#000 ]

3- Imagínate cumpliendo uno de tus mejores sueños, ponle todo tipo de detalles.

Es mucho mejor si eliges algo que te apasionaría lograr pero que nunca has establecido como una meta, quizás porque lo veas muy lejano o inviable. Si te sirve mi ejemplo, yo lo hacía imaginando que escribía libros y me pagaban por ello. Era simplemente un sueño porque ni siquiera había escrito ninguno, pero al cabo de los años parece que ha funcionado, porque este año publico el cuarto. ¿Vale la pena probar, no?

4- Crea en tu mente cada día de la semana una habilidad o virtud diferente

Hazlo de manera que te permita crecer personal o profesionalmente. Por ejemplo, el lunes puedes imaginarte que eres una persona muy perseverante, el martes que tienes gran facilidad para hacer relaciones, el miércoles que eres muy organizado, el jueves que tienes un puesto de responsabilidad y estás muy bien retribuido, el viernes …

5- Dedícate 15 minutos diarios a ti

Adicionalmente a lo anterior, siempre recomiendo destinar un mínimo de 15 minutos cada día a entrar en tu taller de los sueños. Es tu espacio íntimo y personal en el que elaborar tu futuro con sumo cuidado y esmero. Es la mejor forma de usar y perfeccionar tu imaginación.

Y ahora… ¿qué estás dispuesto a imaginar?

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.