LOS 3 TIPOS DE MOTIVACIÓN

publicado en: liderazgo | 0

Cuando hablamos de motivación, hay una confusión tremenda en la mente de muchas personas. Entre los que piensan que simplemente es la exaltación emocional que se produce en los eventos corporativos de las compañías, hasta quien hace de ella un hábito consciente y permanente en su vida, existe un gran abanico de opciones.

Quiero mostrarte los 3 tipos de motivación que existen y ver las diferencias entre ellos. De forma general y al margen de cuáles sean tus objetivos, tanto personales o profesionales siempre seguirás alguno de ellos.

LOS 3 TIPOS DE MOTIVACIÓN

1- Motivación externa por castigo o pérdida

De forma general, la mayoría de personas y de forma inconsciente, siguen este tipo de motivación como una fuerza externa que nos induce a la acción para evitar un perjuicio o algo indeseado. Sería el caso de la persona que acude cada día a su trabajo no porque sea algo que le entusiasme, sino por la necesidad de tener un ingreso a fin de mes con el que mantenerse.

Si no lo hiciera perdería su empleo y sus ingresos. Esta forma de actuar por miedo a la pérdida, supone una motivación forzada, puesto que aunque es efectiva al inicio porque evita lo indeseado, a largo plazo produce insatisfacción y apatía, produciendo que muchas personas se instalen en una frustración y resignación sin que tengan objetivos reales que les apasionen.

Quien suele actuar con este tipo de motivación, también suele carecer de propósito de vida, ya que se deja llevar por la rutina y rara vez está orientado a resultados ya que vive con una actitud reactiva.

2- Motivación externa por incentivos

Está más que demostrado tanto en las facetas personales como en las profesionales, que la actuación por recompensa o beneficio siempre resulta mucho mayor que la realizada por el evitar un dolor o castigo. Aumentamos nuestros niveles de energía, volviéndonos mucho más creativos y productivos en todo cuanto hagamos.

Es el ejemplo típico de las empresas que premian a sus trabajadores en función de sus resultados, lo que en ocasiones también es conocido como “la motivación de la zanahoria”.

Pero a pesar de que existen ventajas respecto al primer tipo de motivación, no deja de ser algo externo y basada en mayor o menor medida en los objetivos y metas de otras personas, que no siempre tienen por qué coincidir con los nuestros.

Existen otros 3 inconvenientes principales:

  • En el momento que se alcanza el incentivo las personas vuelven de forma natural a su anterior nivel de trabajo, esfuerzo, ilusión y productividad. De este modo son como un muelle que por mucho que se estire, siempre acaba volviendo a la posición de origen.
  • El esfuerzo suele ser para todos, pero los incentivos suelen ser conseguidos sólo por unos pocos
  • Existe el riesgo de caer en el hábito de no actuar de forma debida si no existe el incentivo

3- Motivación interna

Al no estar inducida por la presión del miedo o las influencias externas, es mucho más efectiva y lo más importante, más duradera. Esta automotivación, es la más auténtica de todas y la que produce los cambios y resultados deseados.

Como todas las virtudes humanas, es más difícil de adquirir y de mantener, pero una vez conseguida sus recompensas no pueden compararse con ninguna de las externas.

La motivación interna o automotivación es el baluarte con el que puedes conseguir todas tus metas, porque se basa en la transformación que ocurre en tu interior.

Este tipo de motivación por actitud nadie te la ofrecerá, quizás puedas sentirte inspirado gracias al ejemplo de otras personas, pero sólo tú puedes implantarla.

———————————————————————————————————————-

Si ya estás harto de posponer tu éxito y deseas de una vez por todas tomar acción, te invito a que sigas mi programa Mentalidad de Éxito

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.